Menú Portada
Mensaje en una botella

España da un ejemplo al mundo

Octubre 8, 2014

La ministra de Sanidad tomó las riendas de la situación con tal prontitud, que casi ni nos dimos cuenta. Apenas unas horas después de conocerse el primer caso de infección por el virus del ébola en nuestro país, la ministra reaccionaba con firmeza. La manera en que organizó el trabajo de los responsables hospitalarios, tanto del centro en el que se encontraba la paciente como del centro al que luego fue trasladada, se convirtió en un espejo en el que poder mirarse. La forma en que activó el gabinete de información interna y externa en el Gobierno pasó a ser un referente de eficiencia.

La comparecencia de la ministra de Sanidad ante los periodistas para transmitir información y confianza a nuestros compatriotas, será tomada como referente en el futuro. Tal fue su precisión y su seguridad en el mensaje, que la tranquilidad cundió entre la población. Podíamos estar convencidos de que las autoridades sanitarias tenían controlada la situación y habían puesto los medios para que un contagio de ébola no volviera a producirse.

Las explicaciones del reconocido experto designado por el Gobierno para informar diariamente, con conocimiento de causa, lograron el deseado efecto de calmar cualquier atisbo de pánico en la población. Elegir como portavoz a un profesional de prestigio sirvió para que éste pudiera hacer frente a cualquier pregunta en sus comparecencias diarias ante los periodistas.

Arrimar el hombro

La convicción con la que el presidente del Gobierno se dirigió a la nación, aprovechando la sesión de control del Congreso de los Diputados, abundó en favor de esa sensación de tranquilidad que percibimos sus compatriotas. La evidente coordinación entre presidente y ministra, esa capacidad del presidente para transmitir su plena confianza en la ministra y la visible seguridad que respiraba la propia ministra; todo ello sirvió para que cualquier temor se disipara como se disipa un leve dolor de cabeza al tomar un analgésico.

El cierre de filas de toda la oposición en apoyo del Gobierno volvió a ser una demostración palmaria de lealtad. Ningún diputado aprovechó la sesión de control al Gobierno para hacer reproches a la ministra o para pedir su dimisión. Eso es naturalmente lo último que puede esperarse de quienes, como en este caso, sólo ofrecieron arrimar el hombro para resolver un problema del que nunca querrían beneficiarse electoralmente.

¿Se imaginan que también nosotros viviéramos en un país así? ¿Se imaginan que España da un ejemplo al mundo algún día.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero