Menú Portada
No me moverán

Es empleado público: ¿Será despedido?

Noviembre 19, 2012

En plena crisis sobraban cerca de 400.000 empleados públicos. Ya han sido despedidos cerca de 200.000, queda otro tanto por ir a las listas del paro. Por eso, los expertos calculan que la EPA (Encuesta de Población Activa), del cuarto trimestre de 2012, que se conocerá en enero de 2013, dará una cifra total de desempleados de seis millones. Los 5,8 del tercer trimestre más otros 200.000 millones.

Ese incremento de desempleo responderá, en gran parte, a la destrucción de puestos de trabajo en las Administraciones Públicas porque parece que en el sector privado la pérdida de empleo se está amortiguando. La pregunta que se puede hacer un empleado público es la de Judas a Jesucristo en la Última Cena: ¿Seré yo Maestro? ¿Estaré entre el casi un cuarto de millón de empleados que el sector público tendrá que despedir?

Adiós a las oposiciones y los interinos

La respuesta no es fácil. Hay algunas pautas que se pueden inferir de lo que está pasando. Lo primero es que los funcionarios de carrera, los que entran por oposición, no pueden ser despedidos. Pero, pueden no ser contratados; es decir, no convocar oposiciones para su ingreso en los cuerpos de la Administración. El Gobierno pretende que la tasa de reposición de empleados públicos no llegue al 10% aunque puede ser un poco superior en funcionarios de carrera. Eso quiere decir que de cada diez funcionarios que se vayan, por jubilación u otras causas, sólo se convocarán oposiciones para uno o dos. Si además se sabe que en los Cuerpos de Seguridad del Estado, esa tasa de reposición será mayor, la conclusión es: no habrá muchas alegrías en las oposiciones. Aquellos estudiantes que las estén preparando que se olviden de convocatorias amplias y próximas.

¿Qué pasa con los interinos? Según el Estatuto Básico del Empleado Público (Ley 7/2007), un interino es un contratado por razones de urgencia para realizar un trabajo para el que no hay un funcionario de carrera disponible. Sólo se puede despedir a un interino si su puesto lo ocupa un funcionario de carrera o se amortiza el puesto. Lo primero será difícil dada la escasez de funcionarios de carrera por falta de reposición. Lo segundo es lo que se está haciendo. Así, qué sí Usted es funcionario interino, su trabajo puede estar en peligro. En cuanto pueda, la Administración le despedirá. Eso es más difícil en el sector sanitario en el que escasean los profesionales de la medicina o la enfermería. Sin embargo, este curso no se han renovado muchos puestos de interinos en educación básica y media y tampoco en profesores asociados en las universidades. El año que viene menos.

Para el resto de empleados públicos la amenaza está servida

¿Y el resto? Los empleados públicos sujetos a contrato laboral en las Administraciones y en las empresas públicas lo tienen peor, especialmente en los Ayuntamientos y en las Autonomías. Según AGETT (Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal), en su Avance del Mercado Laboral del mes de noviembre, el perfil del empleado público que pierde su empleo es: varones de entre 24 y 45 años con un contrato temporal en CCAA y Ayuntamientos. Entonces, ya lo sabe, si Usted es empleado público con estas características recuerde el refrán castellano: cuando las barbas de tu vecino veas rapar, pon las tuyas a remojar.

Por Comunidades, Castilla-La Mancha es donde más se ha reducido el número de asalariados públicos. Las causas: la necesidad de ajustar en mayor medida que en otras Autonomías el presupuesto a la baja y que el 25% de los asalariados de la región trabaja en el sector público. Valencia y Murcia, que necesitan también grandes ajustes presupuestarios, también reducen sus empleados públicos, especialmente los temporales. Lo seguirán haciendo.

Según la EPA del tercer trimestre, los servicios -especialmente el sector público y la construcción-, son los causantes de la pérdida de 175.000 puestos de trabajo. Ya se ha indicado que esta tónica seguirá este cuarto trimestre. Son los efectos de la crisis. Primero se cebó con los empleados del sector privado. Ahora toca al público.

J. R. Pin Arboledas. Profesor del IESE. Catedrático de Gobierno y Administración.