Menú Portada
Atando cabos

ERE que ERE y aquí no pasa nada

Marzo 13, 2011

Por algún lado tenía que salir. Y lo que te rondaré morena. El escándalo de los expedientes de regulación de empleo en Andalucía tiene todas las papeletas para convertirse en el asunto de corrupción más escandaloso de los conocidos en democracia. La utilización supuestamente fraudulenta y para beneficio personal del dinero destinado a los despidos, del dinero de los parados, del dinero procedente de los fondos de la Unión Europea. De momento, la propia Junta de Andalucía ha reconocido que son 146 expedientes irregulares que afectan a cientos de empresas. Indemnizaciones por despidos y prejubilaciones a personas que nunca habían trabajado en entidades o empresas que pagaban tales prestaciones. Estafa gigantesca donde se incluían a ex alcaldes, ex altos cargos de la Junta, diputados autonómicos,  o simplemente amigos o “amiguitos del alma” del poder establecido durante tanto años en Andalucía.

Un consejero de empleo desde 2004 a 2010. Su nombre: Antonio Fernández. Había trabajado de “botones”cuando  tenía 14 años en una empresa bodeguera de Jerez de la Frontera. Pasa el tiempo. Se afilia al PSOE de Andalucía. Pasan los años. Le nombran diputado provincial en Cádiz. Pasan más años. Manuel Chaves le designa Consejero de Agricultura, luego Consejero de Empleo. Y en estando al frente de esta importante Consejería ordena y tramita un expediente de regulación de empleo en aquella bodegas donde trabajo con 14 años ¡Y se apunta! ¡Se registra en el ERE! ¡Le corresponden 400.000 euros! 

Todos estos datos, incorporados a la causa judicial, aparecen en un documento en el que se detalla como la Consejería de Empleo dio una ayuda de 17,4 millones de euros a la asociación de antiguos trabajadores de la bodega jerezana. Un informe de Vitalicio Seguros y en el que aparecen las cantidades a percibir. El ex consejero, Antonio Fernández aparecía como destinatario de 400.000 euros, que empezaría a cobrar a partir de 2012. Antonio Fernández asegura que desconocía la existencia de esa póliza y dice ahora que no la cobrará.

Y todavía quedan 4.500 expedientes sin mirar

Este es sólo un ejemplo de los más de 146 expedientes que de momento se han visto. Lo asombroso es que según ha reconocido la Fiscalía y la propia Junta aún quedan por examinar 4.500 expedientes sin mirar. El escándalo ya es mayúsculo, pero la respuesta política es aún peor. Hasta en tres ocasiones se ha rechazado en el Parlamento andaluz la creación de una comisión de investigación para depurar posibles responsabilidades políticas. Hasta en seis ocasiones ha negado el actual Presidente de la Junta de Andalucía José Antonio Griñan el conocimiento de ese “fondo de reptiles”. En numerosas ocasiones, por supuesto, el ex presidente de la Junta y actual vicepresidente tercero del Gobierno, Manuel Chaves, ha negado cualquier relación con los hechos.

No sabemos hasta donde llegará la investigación judicial. Ni mucho menos cuales son, en un país como el nuestro, las responsabilidades que debe asumir un cargo político ante tamaño escándalo. Algunos se echan ahora las manos a al cabeza, pero otros muchos caen en la cuenta que en Andalucía llevan gobernando los “mismos” desde que existe la democracia. El mismo partido desde que se murió Franco. Treinta y cinco años en el poder. Treinta y cinco años “ere que ere” y aquí, de momento, no pasa nada.