Menú Portada
¡Qué fuerte!

Encierro intelectual demencial

Abril 15, 2010

Los que se autodenominan “gente de la cultura” en España han vuelto a dar la nota. Intelectuales, según ellos, se han unido a unos cuantos políticos y se han encerrado en una universidad pública para defender a un juez encausado por un presunto delito de prevaricación. Me da la risa cada vez que pienso que la cultura de este país está representada por Pilar Bardem, José Sacristán y Pedro Almodóvar entre otros. Así nos va, claro, con tales representantes culturales no paran de llovernos premios Nobel.

Estos mismos de la ceja culta son aquellos que gritaban “no a la guerra” cuando Aznar y que ahora no salen a gritar “no a la guerra” con Zapatero porque parece ser que la de Afganistán es menos guerra que la de Irak, aunque no se les vean las diferencias. Estos mismos son los que gritaron en la “costa de la muerte” pero que no lo hicieron en Algeciras cuando el Sierra Nava o el New Flame estuvieron manchando sus costas del mismo negro que soltaba el Prestige. ¿Sería por qué gobernaban diferentes partidos en los diferentes chapapotes? Son estos los que no gritaron a la Justicia cuando se dejó en libertad al etarra de Juana Chaos.


¿Una nueva victoria de Franco?

Estos mismos gritan y levantan la voz por los muertos del franquismo pero no se acuerdan de los muertos republicanos, que también los hubo, y muchos, igual que los otros. Tampoco se acuerdan de pedir que se juzguen a los responsables de la matanza de Paracuellos, por poner un ejemplo. ¿Es qué no son muertos al fin y al cabo? ¿Muertos de una misma guerra? ¿No sufren igual las familias de unos que las de otros? Estos son los que hacen películas sobre la Guerra Civil española y siempre las hacen del mismo bando. Y, que yo sepa, hubo muertos y malos en los dos. Y para colmo, va ahora Almodóvar y dice que si se juzga a Garzón ¡es como una nueva victoria de Franco! ¡Qué fuerte!

¿Qué tendrá que ver aquí Franco ahora? Son ellos los que no se olvidan de Franco y viven de su recuerdo cuando este país lo tiene más que olvidado y le preocupan otras cosas más importantes. Si el juez Garzón ha cometido algún delito de prevaricación, que es por lo que se le va a juzgar, tendrá que pagarlo como todo hijo de vecino pero ¿qué tiene que ver Franco con todo esto? Y va la Bardem y dice que “esto es lo más grave que le ha ocurrido a la democracia española desde el 23-F”… Es que no doy crédito.


Hipócritas

Y encima exhiben banderas republicanas, todo un acto constitucional y de democracia, si señor. Estos que presumen de ideología de izquierdas y que critican a las clases altas, adineradas y de derechas, son los que viven como ellos, con un alto nivel de vida y no predican con el ejemplo. ¿No está bien visto ser rico de derechas pero si rico de izquierdas? Hipócritas.

Pues son estos los que se han encerrado en una Universidad pública, qué pagamos todos para pedir que no se juzgue a una persona. ¿Quiénes son ellos para pedir esto? ¿Quiénes son ellos para obstaculizar un proceso judicial? Y lo mejor de todo es que a la causa se han unido los sindicatos. ¿Y qué pintan aquí los sindicatos? Teniendo los problemas que tiene España con el paro, que no deja de subir mes tras mes y los sindicatos no se movilizan. Con el Gobierno que acaba de proponer una reforma laboral con el consiguiente abaratamiento del despido y no mueven un solo dedo. Por mucho menos ya se le montaron huelgas generales a Aznar en sus años pero esta crisis jamás vivida en España parece que a los sindicatos no les resulta tan grave.

Desde que empezó la semana, cada mañana nos hemos levantado con noticias desastrosas e indignantes: mujeres maltratadas que aparecen muertas, el presunto asesino de Marta del Castillo y su escalofriante y repugnante declaración de cómo asesinó a la chiquilla por negarle un beso. Las orgías sexuales y dinerales de los del caso Gürtel. El patrimonio de Bono. Y mientras, los “intelectuales”, encerrados en una sala, cuando España les está esperando ansiosamente para que arreglen el país.


Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com