Menú Portada
El mayordomo

En qué fijarse al escoger un traje (Segunda Parte)

Enero 9, 2011

Un bajo reforzado, un diametro de boca más actual, una o dos pinzas etc. son pautas también a considerar a la hora de escoger nuestro traje


Al contrario de lo que ocurre con la chaqueta, rara vez se presta atención a la hechura de los pantalones. Por norma general, la mayoría de los caballeros se limitan a comprobar que no les aprietan en la cintura y que su bajo está conforme a sus deseos; todo esto sin considerar que los pantalones son, junto con la corbata, la parte del atuendo que durante más tiempo al día queda expuesta a las miradas exteriores. 

A la hora de probarse un pantalón hay que cerciorarse de que abotone con cierta holgura. Un pantalón que quede justo, por poco que sea, “enviará” esa estrechez a sus pinzas, haciendo que éstas se abran produciendo un efecto visual que pondrá rápidamente en evidencia el resultado final del conjunto. 

Siempre será más fácil arreglar un pantalón que quede algo holgado en la cintura que uno que esté estrecho. Un pantalón que abotone con cierta dificultad terminará cayéndose incluso antes que otro que tenga un poco de holgura y ese bajo que con tanto esmero el caballero había escogido ahora arrastrará sobre el zapato. 

Al igual que el pantalón deberá abotonar en la cintura sin esfuerzo alguno, la parte de los muslos tampoco deberá quedar justa ya que con seguridad las pinzas se terminarían abriendo. No se debe olvidar que un pantalón de traje ni se viste en el mismo sitio ni debería quedar y caer, a pesar de lo que hoy se estila, igual que lo haría uno de sport. 

El diámetro de la pierna del pantalón irá disminuyendo desde el muslo hasta su terminación en el zapato. Aunque el ancho del bajo depende del gusto de cada caballero, hoy se observa, sobre todo en países como Italia, que éste se lleva menos ancho que años atrás dando la impresión en algunos casos de tener un diámetro tan reducido como el de los pantalones de sport. Aunque el ancho del bajo, como se acaba de apuntar, depende del gusto personal de cada caballero, tampoco se debe exagerar esa estrechez. Un pantalón de traje nunca es un pantalón de sport por lo que un diámetro de veintiún centímetros es más que correcto. 

El pantalón de traje debe contar con pinzas. Se podrá escoger entre una o dos pinzas pero siempre deberá tener pinzas. Aunque los diseñadores más vanguardistas se empeñen con cada nueva colección en vestir al hombre con trajes de corte muy informal, no se debe olvidar que los pantalones de un traje ni son iguales ni se visten en las mismas ocasiones que unos vaqueros. Por ello, su corte y diseño tampoco podrá ser similar al de estos. 

La pinza marcará el comienzo de la raya la cual se extenderá hasta el zapato. Hay que asegurarse que la raya discurre siempre por la mitad de la pierna del pantalón, desde su comienzo en la pinza hasta su terminación justo en el medio del zapato. 

Uno de los defectos más extendidos a la hora de vestir de traje entre los caballeros españoles es su costumbre de llevar los pantalones demasiados largos. El pantalón nunca debe descansar holgadamente sobre los zapatos; con tocarlos ligeramente formando una mínima arruga y no mostrando el calcetín, será más que suficiente. 

No son pocos los dependientes que cuando marcan el bajo del pantalón toman como referencia el tacón del zapato. Esta medida suele traer como consecuencia la formación de unas visibles arrugas en la parte frontal del bajo. Para evitar esto, bastará con indicar al dependiente que se tome una medida por detrás y otra por delante. De esta forma el bajo del pantalón quedará en diagonal, es decir, más largo por detrás tocando el tacón pero más corto por delante. 

Muy pocos caballeros pueden presumir de ser totalmente simétricos siendo relativamente frecuente que una pierna sea ligeramente más larga que la otra. Por ello, es recomendable asegurarse de que se nos coge tanto el largo de la pierna derecha como el de la izquierda

Hoy ya es poco frecuente encontrarse con pantalones forrados en su totalidad. No obstante, es importante asegurarse de que su mitad superior sí tenga forro interior. Es esta mitad la que más roce sufre con el muslo y de no estar forrada la vida del pantalón se acortará y además el tacto del tejido podrá llegar a resultar molesto. 

Aunque solo en las tiendas más exclusivas coserán un refuerzo interior al bajo del pantalón, se deberá exigir si no ha sido ofrecido como opción. Este refuerzo tiene la finalidad de alargar la vida del pantalón al hacer el bajo más resistente al roce con el zapato. 

El que el pantalón cuente con vuelta o no, no deja de ser una opción meramente personal. Normalmente, un pantalón de vestir sin dobladillo resulta más formal que uno que cuente con él. 

Un buen pantalón tendrá botones cosidos en la bragueta en vez de cremallera. El cosido a mano de esos botones y ojales es un detalle artesanal que de una manera rápida dice al caballero, que se encuentra frente a unos pantalones de calidad. 

En la parte frontal, el pantalón de vestir deberá tener obligatoriamente dos bolsillos verticales. Los bolsillos horizontales si bien son perfectos para los pantalones de sport no lo son para los pantalones de traje. 

En el interior de los bolsillos de un pantalón de calidad se podrá encontrar otro de reducidas dimensiones cosido dentro de éste. Este pequeño bolsillo sirve para guardar desde un juego de llaves o unas monedas hasta un USB y tendrán como finalidad que dichos objetos no se muevan y no molesten. 

También es frecuente que en la parte frontal, en un lateral de la cintura, se encuentre un mini bolsillo para guardar monedas. Sin embargo, lo que no será tan habitual será descubrir unos botones cosidos en la parte interior de la cintura del pantalón, concretamente cuatro delante y dos detrás. Estos botones se cosen con el propósito de anudar a ellos los extremos de los tirantes. 

De tener en cuenta las normas expuestas la semana pasada para escoger correctamente la chaqueta y las de hoy para elegir acertadamente el pantalón, se tendrá un traje mucho más elegante de lo que la mayoría de los caballeros albergan en sus armarios. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com 

Síguenos en http://www.facebook.com/profile.php?id=100001919406282