Menú Portada
Entre alfileres

En el Barça apuestan por el negro

Octubre 28, 2013
pq_938_tata1.jpg

Capitanear el Barça debe ser complicado. Demasiadas cosas en la cabeza: las estrategias para el partido, la película que dará ánimos al equipo, el estilo de juego… ¿el estilo? Es cierto. El look del entrenador. Esto es importante. Las ruedas de prensa, el banquillo.

Tata Martino tiene un arma secreta que compró su mujer nada más llegar a España. Se presentó en unos grandes almacenes, subió a la planta de caballeros, a la zona de los polos, y eligió el que más le gustó. Uno color pistacho que su buen marido usa de manera habitual.

El clásico del fin de semana merecía otro clásico, el polo color pistacho. No lo necesitó, ganó sin él. Apareció de traje y con camisa blanca y la ayuda le llegó del negro.

Uno de manga larga

Una suerte que entremos en la época más dura de este otoño. Llegó la lluvia y a partir de mañana el frío por lo que afortunadamente, a no ser que su mujer le haya comprado otro de manga larga, no se pondrá de moda, a pesar de ser ya muchos los varones que han emulado y emulan al líder del equipo de sus amores. Seguramente, mi desconocimiento del futbol me ofusca. Algo tan feo no puede ser elegido por tanta personas a la vez. Pero, ¿será una superstición? Recuerdo, no sé, el abrigo de Mourinho (el que se debió dejar en Inglaterra), claro y no sé si habrá recuperado o las tipo Carrascal de La Volpe.

Qué vuelva Pep. ¡YA!

Ahora que caen las hojas de los árboles y estamos en la estación de la nostalgia, me siento ídem… ¡Ay Pep, mi Pep! ¡Ay esos trajes de Armani en ese cuerpo! ¡Ay esas corbatas estrechas en ese torso! ¡Ay esos pantalones Slim en esas piernas! ¡Ay no ver esos polos pistachos!

El rosarino lo intenta… combina la equipación oficial, americana con polo oscuro con la de visitante, con el llamativo pistacho, en forma de polo y el pantalón claro.

Afortunadamente, ha decidido no cumplir con el traje de viaje… El club ha confiado en Replay para el look de los culés en los aviones, traje con camisa vaquera y corbata babero. Sí, no retrocedan en la lectura, han leído perfectamente. Combinan, menos la directiva que lleva camisa blanca –y aquí está el acierto de Tata-, el traje de rayas con pañuelo que sobresale tímidamente con una camisa vaquera. VA QUE RA.

Alemania nos ha dejado sin esos negros y grises, sin esa elegancia en el banquillo, esos vaqueros combinados con camisetas ceñidas y chaquetas de punto o zapatillas de marca. Sin barba de varios días, cuidada, arreglada, curiosa.

Por Garbo