Menú Portada
Los puntos cardinales

El yihadismo rompe a la oposición siria

Julio 16, 2013

Desde los tiempos de la Roma imperial, la historia nos ha dejado multitud de ejemplos de las ventajas que para alguien con un poder inabarcable supone que sus enemigos se dividan. Sean Julio César, Maquiavelo o el cardenal Richelieu, qué más da, la realidad es tozuda y acaba demostrando los beneficios que genera que el rival se multiplique y se fragmente. Y eso es exactamente lo que venimos observando en el frente sirio. Bashar El Assad no controla todos los resortes del país, a diferencia de su padre, Hafed, pero sí ha logrado manejar los tiempos y llevar la iniciativa de una guerra que ya ha dejado unas cifras terribles. Los muertos son más de cien mil y más de un millón de personas han escapado del caos de la nación que en su día fue la gran potencia regional. Ahora la guerra en Siria ha entrado en una nueva fase que pone de manifiesto que, lejos de hacernos atisbar alguna esperanza, aboca el conflicto a una espiral de violencia de la que es imposible hacer vaticinio alguno. El asesinato del comandante del Ejército Libre de Sira, Kamal Hamami, conocido como Abu Basir Jeblaui, a manos de un grupo radical islamista vinculado a Al Qaida, confirma el enfrentamiento en el seno del bando opositor entre milicias moderadas y grupos yihadistas, entre los que destaca el denominado Estado Islámico de Irak y de Levante. Como vemos, Siria se está convirtiendo en un campo de batalla con ramificaciones en los países vecinos, donde caben los proiraníes de Hizbulá, que penetran desde el Líbano y se alían con el ejército regular de Assad, y las células iraquíes de Al Qaida. De hecho, el asesinato del comandante Hamami fue obra de un muyahidin de Irak.

Frente dentro de los opositores

La evolución de los hechos ha degenerado de tal manera que los opositores han abierto su propio frente basado en criterios ideológicos y religiosos que hacen muy complicada la coexistencia del carácter más abierto, integrador y moderadamente laico del Ejército Libre de Siria frente a este reducto que asegura no descansar hasta convertir al país en un estado islámico. Para ayudar a la consolidación de este peligroso objetivo, grupos talibán pakistaníes han establecido contactos con sus hermanos sirios defensores de la sharia, -la ley islámica-, para instalarse allí y contribuir a la expansión de sus principios radicales, con la ayuda de combatientes afganos que ya están dentro de Siria.

Con estas perspectivas es prácticamente imposible que se convoque la Conferencia de Ginebra, auspiciada por Estados Unidos, Rusia y las Naciones Unidas. Estaba prevista para este mes, pero razones de diversa índole, entre ellas el inicio del Ramadán y el funcionamiento a medio gas de las cancillerías occidentales, han obligado a plantearla para el próximo mes de Septiembre, como muy pronto. En circunstancias normales, dos meses casi no son nada. Pero cuando hablamos de la guerra de Siria, los acontecimientos cambian todo el escenario demasiado rápido. Hace un par de meses, la guerra se libraba entre las tropas del régimen y los grupos opositores rebeldes. Ahora son estos los que amenazan con aniquilarse entre ellos, ante la fría mirada de serpiente de Bashar El Assad. Es el principio de destrucción total asegurada.

Ángel Gonzalo, Redactor Jefe Internacional de Onda Cero.