Menú Portada
Atando cabos

El voto en blanco en el congreso del PSOE

Enero 22, 2012

Me lo confesaba hace un par de semanas en el Congreso de los Diputados un miembro del comité federal socialista, diputado, militante y que acudirá como delegado al 38 Congreso Federal del PSOE: “pienso votar en blanco, no me gustan ni quiero a ninguno de los candidatos, y creo que es lo que piensan la mayoría de los militantes“. Estaba especialmente dolido con el falso espectáculo que sigue ofreciendo los pre-candidatos hablando con descaro, uno y otra, de renovación cuando en realidad a ninguno se le puede considerar “renovador”. Rubalcaba es el pasado, me confesaba este dirigente, un “pasado para estar orgulloso“, pero una persona que ha sido portavoz con González superministro con Zapatero y candidato derrotado, no puede ser el futuro del partido. Y Chacón “es todo marketing”. También habla de renovación y futuro, pero quien más le apoya en la sombra es Rodríguez Zapatero. Esto sin añadir el proceso de “descatalanización” donde “todos hemos descubierto ahora que tenía un padre de Almería“.
 
Esta apatía de la militancia socialista es real. Son muchos los que apoyan a RubalcabaRubalcaba, lo harán porque consideran que Chacón nunca podría ganarle las elecciones a Rajoy.
 
Y algo parecido ocurre con Chacón. Muchos de los que apoyan a la socialista catalana es en realidad porque se ven incapaces de apoyar a Rubalcaba. Incluso hay líderes destacados, como Griñan o Tomás Gómez, que no quieren apoyar a Rubalcaba, pero tampoco se atreven a decir abiertamente que su voto es para Chacón. En realidad no quieren ni a uno, ni a otra. Y recogen de esta manera, un tanto surrealista, el pensamiento de muchos militantes y delegados.
 
Ni Rubalcaba, ni Chacón
 
A toda esta apatía hay que añadir la falta de concreción en sus proyectos. No sabemos realmente si Chacón está más situada a la izquierda y Rubalcaba recoge el proyecto mas moderado socialista. ¿Es Chacón la única que aglutina los intereses y valores de la izquierda social? ¿Es Rubalcaba el único que ofrece un proyecto de social-democracia, abierta, moderada y moderna? Tanto una como otro dicen que poseen ambas cosas. Pero a muchos siguen sin convencer ni el uno, ni la otra. Ni Rubalcaba, ni Chacón.
 
Los últimos datos, en función del número de delegados, hablan de un empate. Pero ambos candidatos siguen buscando votos en función de afinidades, familias políticas, o amistades. Seguirán hasta el Congreso federal sin emplear ni un solo minuto para hablar del futuro de la social-democracia. De programa, proyecto e ideas. No han querido confrontar sus ideas en un debate, tal y como se hace por ejemplo en el partido socialista francés. No buscan ni quieren eso. Y tampoco ha sido demasiado explícita la autocrítica después del desastre electoral de hace tan sólo dos meses. Rubalcaba obtuvo el peor resultado del PSOE de la reciente historia democrática, y Carmen Chacón perdió 11 diputados en Cataluña situando, por primera vez, a “su partido”, el PSC, como segunda fuerza política en Cataluña en unas elecciones generales. Con esos resultados, y no con otros, se presentan ambos al Congreso de su partido. No es de extrañar que sean cada vez más los que piensan que el nuevo líder del PSOE está aún por llegar. 
 
Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio