Menú Portada
Atando cabos

El vientre alquilado de Batasuna

Mayo 8, 2011

Finalmente se colaron. Triunfó el plan b de Batasuna-ETA. Bildu consiguió, en la prorroga del Tribunal Constitucional, estar de nuevo en las elecciones municipales y autonómicas. Algo fundamental para ellos. La esencia de su existencia política. Ya lo celebró Arnaldo Otegi desde la cárcel en una conversación con su mujer: “Hostia, a triunfar”, dijo el líder de Batasuna cuando confirmo que uno de los “suyos” iría como candidato a la alcaldía de Elgoibar. Conversaciones intervenidas por la policía, documentos elaborados de la Guardia Civil, actas de la propia banda terrorista en las que se desvela la estrategia conjunta con Eusko Alkartasuna (EA) y sobre todo,  informes exhaustivos de la Fiscalía, Abogacía del Estado y sentencia del Tribunal Supremo.

Todo esto en una balanza: Policía, Guardia Civil, Fiscalía, Abogacía del Estado, y Tribunal Supremo Y en la otra balanza: 6 magistrados del Tribunal Constitucional que tuvo que convocar un Pleno para deshacer el empate. Pero ésta última es la que vale. La decisión de esos 6 jueces en contra del criterio de todo lo demás es la que marca el Estado de Derecho. Seis jueces en contra del criterio de toda la Policía, Guardia Civil, Fiscalía, Abogacía del Estado y Tribunal Supremo. Pero, esas son las reglas del juego, dicen. Ocurre, además, que casualmente esos 6 jueces que decidieron son magistrados  a propuesta de un partido político, en este caso el PSOE. Es decir, que si la mayoría hubiera sido la contraria, y los 6 magistrados fueran a propuesta del PP, la decisión judicial hubiera sido completamente la contraria. Bildu estaría hoy impugnada conforme a Derecho, conforme a la Ley y conforme a las reglas de juego. Es decir, el estado de Derecho puede decir una cosa y completamente la contraria y las dos son conforme a la Ley. ¿No estamos observando desde hace tiempo que aquí falla algo?

 

El verdadero cáncer es el sistema de elección de los jueces

Es un asunto manido, debatido y consabido pero no deja de tener importancia en momentos como este. El verdadero cáncer de la Justicia en asuntos de esta índole es el sistema de elección de los magistrados, que tiene su origen en la forma  de elección de los vocales del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ). A propuesta de un partido, de otro, o a cambio de favores pendientes. Hay varios modelos. Todos discutidos. Pero en la anterior composición del máximo órgano de Gobierno de los jueces hubo un vocal que fue elegido por sufragio entre los propios jueces, Agustín Azparren. El resultado fue muy positivo y ya entonces hubo voces que se preguntaron porque esa experiencia no se extendía al resto de los vocales.

Pero la situación actual concreta  es bien diferente. Los magistrados propuestos por una formación política han decidido que solo existen “sospechas” contra Bildu. Los independientes pactaron el plan b con EA y Alternatiba y éstos aceptaron ser el “vientre de alquiler” de Batasuna-ETA. Los hechos demostraran la verdadera voluntad de la izquierda abertzale. Lo veremos pronto. De momento brindaron la decisión, no condenan el pasado terrorista de ETA, y se muestran satisfechos con la decisión.


Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero