Menú Portada
Mensaje en una botella

El vicepresidente omnipresente

Diciembre 22, 2010

Su apariencia es la de un hombre menudo, de frente despejada y barba poblada. Parece uno más de los españoles. Pero no lo es. Sus poderes no son de este mundo. Bien sea por algo que ha comido, por alguna visita extraterrestre que ha recibido o porque sencillamente siempre ha sido así y no nos habíamos percatado… por alguna de estas razones, ha nacido un superhombre entre nosotros.

Alfredo Pérez Rubalcaba ha sido definido por José Bono como “vicepresidente y más”. Probablemente se ha quedado corto. La capacidad de Rubalcaba para ocuparse de los problemas de España y del resto del planeta es incomparable. Rubalcaba es capaz de militarizar a los controladores aéreos mientras prepara un debate en el Parlamento, concede entrevistas y lee un rato antes de ir a dormir media hora. Poco más de media hora calculo que debe quedarle libre para echar un sueño.

A por todas

Rubalcaba acumula tanta actividad en su agenda diaria que cualquiera de nosotros necesitaría una semana para cumplir con todos los compromisos. Está viviendo una segunda juventud. Y su fortaleza parece mayor que en la primera. No da un partido por perdido. No da una partida por ganada. Sale a por todas. Y sólo quiere la victoria.

Es el vicepresidente omnipresente del Gobierno de España. Inaugura una comisaría con las misma destreza con la que viaja a Afganistán para visitar a las tropas españolas allí desplegadas. Comparece en la comisión correspondiente del Congreso de los Diputados con la misma soltura con la que despacha a los periodistas que le asaetean a preguntas tras el Consejo de Ministros.

Promocionarlo o quemarlo 

¿Qué cóme, que bebe, cómo se cuida el vicepresidente omnipresente? ¿Cuál es su secreto? Media España se lo pregunta con admiración y la otra media se lo pregunta con envidia. Este hombre agota a cualquiera de sus colaboradores o de sus superiores. Aunque sólo tiene un superior, que es el que lo nombró para el cargo.

Y esto me lleva a preguntarme inocentemente: ¿ha nombrado Zapatero a Rubalcaba para promocionarlo o para quemarlo? ¿Lo ha nombrado para promocionarlo mientras se quema por el camino? ¿O acaso lo ha nombrado para quemarlo mientras aparentemente lo promociona?

Pero dejemos las preguntasdoblez. Seguramente  todo obedece a una estrategia presidencial tan cándida y pura como las fiestas navideñas. Tenemos un ejemplo que lo ilustra a la perfección: la videoconferencia con las tropas españolas en misiones internacionales que va a mantenerse este día de Nochebuena desde Moncloa será protagonizada por el presidente Zapatero. Rubalcaba tiene otro acto a la misma hora. Seguro.

  

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

jdguerrero@extraconfidencial.com