Menú Portada
¡Qué fuerte!

El turismo balear, ¿Una bacanal?

Julio 3, 2014

La nueva droga de moda se llama MDPV. Es similar a la cocaína, puede ser fumada, esnifada o inyectada, pero sus efectos son bastante peores. Los efectos de cinco miligramos de MDPV pueden durar hasta una semana. El consumidor se siente fuera de su cuerpo y cree que todas las personas que le rodean pretenden atacarle. La paranoia también hace que el cuerpo no responda a dolores tan extremos como cualquier fractura de sus extremidades. Resumiendo, el MDPV produce paranoia extrema, psicosis, reacciones violentas, instintos suicidas y también mordiscos. La llaman “la droga caníbal”.

Los primeros casos de consumo de esta droga se han dado en Ibiza, la isla paradisiaca que, por desgracia, se está convirtiendo en reclamo turístico para drogadictos y borrachos. Allí se producen a diario múltiples ingresos en hospitales por consumo de todo tipo de drogas. Ibiza es sinónimo de drogas, fiesta, borrachera y sexo fácil. Es curioso que el Instituto de Política Familiar de Baleares (IPFB) no se queje de esta imagen nefasta que se produce y se da en Ibiza y no denuncie esta versión de la Ibiza más vulgar y si lo haga de un video promocional de Ibiza Gay Friendly. Según ellos, el video contiene imágenes que denigran a la mujer como objeto sexual, fomenta el consumo de alcohol, la conducción temeraria y presenta a Ibiza como una isla bacanal.

Ibiza de día, Ibiza de noche

La verdad es que el video es precioso. Se ven las dos caras idílicas de Ibiza, la de día, con gastronomía, playas de ensueño, paz, tranquilidad, etc y la Ibiza de noche, con fiesta, discotecas y buen ambiente nocturno. El video contiene imágenes aceleradas, de ahí que los del IPFB crean que un coche va demasiado rápido por una carretera con curvas. Salen mujeres en topless, pero siempre de espaldas y el sexo explícito que ellos ven no es más que la imagen a modo de flash de tres gogós es una discoteca, en las que, por cierto, no se ve a nadie consumiendo alcohol. Lo dicho, un video precioso para promocionar Ibiza, sea homosexual o heterosexual. Ahora, si lo que les molesta es que se promocione el turismo gay argumentando el sexo, las drogas y el alcohol, eso ya es otra historia.

Está claro que lo que les molesta es el contenido gay, porque si de verdad fuera lo otro, se habrían quejado hace ya años de la droga y el alcohol que se consume allí. También deberían quejarse de la última práctica en Mallorca, la que han puesto de moda algunos bares de allí donde se regalan copas a las chicas que hacen felaciones a chicos. Borrachas y guarras ellas por hacerlo, borrachos y cabrones ellos por dejarse hacer e inmoral lo de los locales que lo han puesto de moda. De verdad que esta imagen es deplorable y vomitiva. Una pena que dos islas tan maravillosas se llenen de extranjeros y de nacionales buscando el turismo drogadicto, alcohólico y sexual. Al menos es la imagen que se está dando. Por eso es por lo que habría que quejarse, y no por un video gay.

Rosana Güiza