Menú Portada
El mayordomo

El traje Príncipe de Gales

Mayo 9, 2010

Este traje nos permite aportar alegría y distinción al no pocas veces aburrido armario de trajes de colores azules y grises


Si hace unas semanas proponíamos las telas tipo Tweed para alejarnos de los aburridos y monótonos azules y grises hoy, siguiendo con nuestro propósito de aportar un toque de distinción a nuestro conjunto, estudiaremos  uno de los tejidos más elegantes que se puede encontrar en las mejores sastrerías del mundo y en las tiendas más exclusivas: el Príncipe de Gales.

El extenso muestrario de telas tipo Príncipe de Gales existentes en la actualidad nos permite además de aportar un aire elegante a nuestro vestir diario, darnos la opción de contar siempre con un traje Príncipe de Gales para cada estación del año.

Resulta curioso observar como este tipo de traje, tan popular hace unos años en España,  últimamente apenas ha sido vestido en casi ningún lugar del mundo a excepción de países como el Reino Unido y Estados Unidos, donde son objeto de culto y  adoración.

A pesar de esto, en los últimos años el traje Príncipe de Gales ha vuelto a adquirir gran protagonismo en los ambientes más elegantes.  Hoy, en contra de lo que ocurrió en los últimos años, y debido al aumento de su popularidad, se pueden ya encontrar varios de estos trajes en ciertas tiendas sin necesidad de vernos obligados a acudir a la sastrería a medida.

Qué duda cabe que antes de hacernos con nuestro primer Príncipe de Gales debemos contar con varios trajes de tonalidades azules, grises, lisos, de ojo de perdiz, espiga, raya diplomática, etc. No podemos olvidar que si bien un traje azul marino puede ser vestido incluso dos veces una misma semana, el Príncipe de Gales no admitiría dicha frecuencia al no ser fácil conseguir que pase desapercibido.

Su correcta vestimenta

Antes de nada hay que dejar claro que el traje Príncipe de Gales no es un traje para un uso formal. Si bien esto no quiere decir que no lo podamos vestir en la oficina, debemos tener en cuenta que no es correcto vestirlo en actos formales como lo son una boda, una entrega de premios o la representación que marca el inicio de la temporada de ópera.

Tampoco para una reunión de negocios parece ser el traje ideal. Los cuadros, ya bien sean en el traje, en la camisa o en la misma corbata, son siempre más adecuados vestirlos en situaciones de sport como una mañana de compras, una tarde en la casa de campo o una mañana a caballo que en reuniones o eventos formales.

El traje Príncipe de Gales al ser un traje de sport admite vestir zapatos menos formales como, por ejemplo, zapatos de piel vuelta. A pesar de esta “informalidad”, complementos como la corbata o el pañuelo de bolsillo son totalmente obligatorios.

Si no nos atrevemos vestir el Príncipe de Gales en su modalidad de traje cruzado y optamos por la chaqueta de cierre sencillo el chaleco es casi obligado. Un elegante chaleco, a ser posible cruzado, dará un toque muy especial al aspecto final de nuestro Príncipe de Gales.

De decidirnos por la chaqueta sencilla tendremos la posibilidad de escoger bolsillos inclinados e incluso un bolsillo cerillero en el lado derecho.

Si, por el contrario, nos decantáramos por una chaqueta cruzada, algo siempre más elegante, el chaleco no tendría cabida. Como hemos apuntado en alguna ocasión, nunca una chaqueta cruzada se debe desabotonar, ni siquiera cuando nos sentamos, por lo que el chaleco carece de sentido. No debemos olvidar que si finalmente nos decidimos por la chaqueta cruzada, nuestros pantalones tendrán que contar con vuelta.

También parece obligado, como con todos lo trajes, huir del cinturón y optar por unos tirantes o, en su defecto, por unos side adjusters.

Los tejidos más populares

Atendiendo a las fechas en las que nos encontramos, estos dos dibujos son particularmente interesantes de vestir tanto ahora como en verano. La claridad de los mismos, la ligereza del tejido y el color azul de la línea del dibujo los convierten en muy buenos aliados para las épocas más luminosas del año.

Si por el contrario, lo que buscamos es un traje Príncipe de Gales para el otoño o incluso para el invierno deberemos decantarnos por grises más oscuros y tejidos más pesados. Los grises medios con alguna línea de color son opciones muy versátiles.

Si lo que buscamos es no correr riesgo y alargar lo más posible el uso de nuestro Príncipe de Gales en el año, el tono denominado glen plaid sigue siendo la mejor opción.

Elijamos uno u otro, lo que parece claro es que nuestro armario agradecerá el que nuevos y diferentes conjuntos se encuentren en él guardados y esa variedad nos aportará un toque de distinción frente a los caballeros que, independientemente del momento y estación del año, siguen optando solo por trajes oscuros grises o azules.

Si a esto hecho añadimos que nuevamente el Príncipe de Gales vuelve a estar de plena actualidad, como así lo atestiguan los catálogos de las principales marcas de ropa de caballero, parece que ha llegado el momento de romper esas absurdas barreras y empezar a disfrutar de este clásico y elegante traje.

 

Jeeves