Menú Portada
El mayordomo

El traje más bello: el Cruzado

Diciembre 11, 2011

El caballero más elegante no duda en escoger este tipo de traje como su compañía preferida


Alan Flusser, escritor de uno de los libros imprescindibles del buen vestir, “Dressing the Man”, siempre ha mantenido que de todos los trajes, el cruzado es el más bello. Y nosotros añadiríamos que además también el más estiloso. 

Historia 

Antes de la I Guerra Mundial era igual de frecuente ver a los caballero vistiendo tanto con trajes cruzados como con sencillos. Sin embargo, terminada esta, o más concretamente entre los años veinte y treinta, la chaqueta cruzada se convierte en la indiscutible protagonista. 

A finales de los años treinta, el modelo de chaqueta cruzada popularizada como chaqueta Kent, en honor al Príncipe Jorge, conocido también como Duque de Kent, se convierte en todo un icono de esta generación. La chaqueta Kent se distinguía por ser del tipo 4×2, es decir, por contar con cuatro botones de los cuales sólo se abotonaban dos. 

Este tipo de chaqueta volvió a popularizarse tras la película “Wall Street” cuando Michael Douglas en su papel de Gordon Gekko la viste con gran estilo. 

Durante los años posteriores a la I Guerra Mundial también es frecuente observar a los señores de la época con trajes cruzados del tipo 6×2 en cuyas chaquetas se abotonan dos de los seis botones con los que estas cuentan. 

Esta chaqueta también conocida popularmente como “Copa Martini”, por imitar el dibujo que forman sus botones a la típica copa de Martini, sigue siendo de todo punto obligada en el armario de los caballeros del S.XXI. 

Sus características principales 

Tanto en las chaquetas 4×2 como en las 6×2, las solapas terminan en forma puntiaguda y llevan un ojal en cada una de estas con el objetivo de guardar la máxima simetría entre el lado derecho y el izquierdo. Debido a que no admite ser desabotonada bajo ninguna circunstancia, sus dos aberturas traseras resultan obligadas para permitir una cierta comodidad a la hora de sentarse. 

Aunque la vuelta en el pantalón en los trajes cruzados siempre es recomendada, no habría que sorprenderse de observar, sobre todo a los caballeros ingleses, cómo prescinden de ella. Para éstos, el traje cruzado es siempre más formal que el sencillo por ello el uso de la vuelta, un detalle considerado como informal, rompe con la limpieza de líneas que la caída de un pantalón tendría con vuelta. 

Terminada la II Guerra Mundial el uso de la chaqueta cruzada empieza a dejar paso a la chaqueta sencilla como chaqueta preferida por los señores de entonces. Esto es debido por un lado a su mayor comodidad y, por otro, al cambio de las costumbres de los caballeros en sus quehaceres diarios. 

Los caballeros pasan entonces de estar la mayoría de su tiempo en la calle haciendo sus tareas diarias a realizarlas en un despacho u oficina. La chaqueta de hilera sencilla permitía desprenderse de ella, algo prohibido de decantarse por la cruzada, lo que poco a poco hizo que se fuera dejando de lado la vestimenta del traje cruzado. 

Desde los años cincuenta, la primacía del traje de hilera sencilla sobre el traje cruzado ha sido siempre la tónica general. No obstante, siempre ha habido periodos donde el traje cruzado ha regresado con más o menos fuerza como fue el caso de los años ochenta y como se puede observar también hoy en los círculos donde más se cuida la vestimenta masculina. 

El traje cruzado hoy 

Aunque la calle no comparta la opinión de que el traje cruzado es de una belleza muy superior al de hilera sencilla nosotros nos atreveríamos a decir que no solo esto es así sino que además es infinitamente más estiloso. 

Basta pasear por las calles de las ciudades más elegantes italianas para comprobar el estilo que radian sus ciudadanos con este tipo de trajes. Y si lo hiciéramos por alguna de las calles principales de Nápoles además nos podríamos deleitar con ese corte napolitano tan particular que tanto ha aportado a la sastrería moderna. 

Y si no nos queremos ir a Nápoles, Milán, Florencia o Roma para comprobar lo que estamos diciendo, podemos visitar alguna de las principales sastrerías de Londres y comprobar como el traje cruzado es muy demandado entre los caballeros más elegantes. 

Seguramente el caballero uniformado del traje azul marino y Sebago sea de la opinión de que estos trajes son más propios de otra época que de la que él está hoy viviendo. Obviamente, si esto lo afirmara algún referente en el vestir debería preocuparnos pero no tendría que alterarnos lo más mínimo viniendo de quién viene esa opinión. 

Hay muy pocos caballeros a los que el uso de una chaqueta cruzada les pudiera perjudicar. Si bien es cierto que a los señores altos y a los de hombros anchos les favorece más que a los de reducida estatura. La mayoría de estos últimos consiguiendo un corte acorde con su fisionomía también podrán disfrutar del placer que supone vestir un bonito traje cruzado. 

De hacernos con nuestro primer traje cruzado debemos tener en cuenta que el tipo 6×2 tiene un corte más intemporal y que beneficia sobre todo a los señores de cierta estatura. 

Por el contrario, las chaquetas cruzadas del tipo 4×2  o también llamadas chaquetas Kent que están hoy de plena actualidad, benefician tanto a señores altos como a aquellos de reducida estatura. Aún así es importante destacar que el corte de esta chaqueta es especialmente agradecido con los señores no muy altos que no quieran privarse del placer de vestir un traje cruzado. Este modelo da la sensación de alargar la figura de su portador por no contar, como ocurre en las chaquetas 6×2, con botones en la parte superior del torso. 

Se trate de un traje cruzado del tipo 6×2 o 4×2 de lo que ningún caballero debería evitar es la elegancia que se desprende vistiendo este tipo de trajes. 

El traje cruzado representa la máxima expresión de la elegancia masculina muy por delante del  hilera sencilla y ocupa la cúspide de las prendas que conforman el informal dress

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com