Menú Portada
Otras opiniones

El talento

Julio 13, 2010

Estos últimos días, con el fervor de una selección española imparable y con el recuerdo de una generación de deportistas españoles talentosos, he querido profundizar en las razones de tan generosos triunfos y hacer partícipes a los ciudadanos de tan merecidos éxitos, para continuar por el sendero de la razón, de las artes y de las ciencias, explorando así, caminos nuevos donde futuras generaciones puedan construir sueños  realizables.

Es maravilloso que el deporte español genere entusiasmo y fascinación allí por donde pase. No tengo más que palabras de admiración para todas aquellas personas que han construido un entorno favorable para que el deporte sea un referente de un país entero.

El talento es una manifestación de la inteligencia emocional y un conjunto de destrezas respecto de un grupo para realizar una tarea determinada de forma exitosa, por tanto hagamos del talento la virtud de nuestros jóvenes; construyamos un entorno donde podamos seguir destacando en el deporte, pero también en la investigación, en la música, en la arquitectura…

Las gentes que habitan los pueblos de España podrán tener imperfecciones, pero no cabe duda que sus lugareños son personas inquietas, creativas e ingeniosas. Por ello ruego que se demuestre un poco de entrega y sacrificio por aquellos que ostentan las riendas gubernamentales o el mando de los poderes fácticos. Pónganse de acuerdo para construir un país de futuro y referente a escala mundial. Ustedes tienen la capacidad de decisión sobre materias que condicionarán nuestra evolución e independencia.

En una misma dirección

 

Tenemos que extender nuestra patente de liderazgo. Ahora probablemente sea un momento crucial. Las cosas están cambiando, muchos países están reestructurando sus sistemas, otros agonizan ante gigantes crisis y, lo que es peor todavía, no sabemos con certeza si este sistema es el que nos protegerá en un futuro. Para hacerse fuerte ante las tempestades que seguirán intentando arruinar nuestro camino, tenemos que ser líderes, no dependientes. Y para ello hace falta saber que somos un pueblo unido que nos dirigimos hacia una misma dirección.

Desearía contemplar una Universidad similar a la norteamericana, donde las personas, provengan de lugar que provengan, tengan un abanico de opciones interminable, aprendan a ser independientes con dieciocho años, conozcan a personas de todos los rincones de su país, practiquen el deporte de forma habitual y compartan numerosas experiencias de vital importancia para sus vidas.

Nosotros, preocupados por nimiedades de carácter insustancial, desaprovechamos los recursos de los que disponemos para crear robots aptos para trabajar en actividades desarrolladas por otros. Y es que nuestra capacidad de imaginación, de creatividad, de innovación, es nula. Todas las ideas nos vienen importadas y nos limitamos a aplicarlas. Basta ya de ser un país de funcionarios y autómatas controlados por terceros.

 

Alejandro Serrano es estudiante de Económicas, Políticas y Derecho