Menú Portada
Otras opiniones

El sustituto de Rajoy

Diciembre 18, 2011

Entre todos los nombres de políticos peperos que han circulado en las diversas quinielas para ocupar ministerios y otros cargos en el nuevo Gobierno, ha estado siempre ausente, precisamente, el más ambicioso de todos: Alberto Núñez Feijóo, presidente de la Xunta de Galicia. A pocas horas de firmar Gobierno, Mariano Rajoy lo tendría tapado, como hizo con el ex ministro Jesús Posada en la presidencia del Congreso, para ocupar un macroministerio como, al parecer, se pretende convertir el actual de Sanidad, aglutinando la Seguridad Social y otros departamentos de política social.

Varias son las razones para que Alberto Núñez Feijóo (Orense, 1961), ocupara ese cargo: en Galicia tiene más de un desaguisado pendiente por recortes en las políticas educativas y sanitarias. Ha reducido considerablemente el número de medicamentos en la asistencia pública con un catálogo mínimo y de los más baratos, medida que en su rechazo popular ha llegado hasta el Tribunal Constitucional.

Feijoó, el primero en algo

Pero entre todos los recortes, uno ha sido muy despiadado: ha retirado la tarjeta sanitaria a los parados de larga duración, provocando protestas en todos los sectores. Galicia es la primera comunidad autónoma que deja sin asistencia médica y sanitaria a los más débiles y desprotegidos. En algo había que ser el primero pero en este caso es un honor dudoso. Después, vendría el copago, del que se ha mostrado partidario en algunas manifestaciones.

Ya se ve que el hombre tiene experiencia cercana en los ámbitos de política social, en su tierra. Y también la tiene lejana: fue secretario general de Asistencia Sanitaria en el Ministerio de Sanidad y Consumo y Presidente del  Insalud (1996-2000), precisamente en el período en el que se produjo el “medicamentazo”, bajo el primer Gobierno de José María Aznar, otro recorte impopular que excluyó la friolera de  854 fármacos de la lista de la Seguridad Social. El objetivo, como ahora, era reducir gastos farmacéuticos y afrontar las grandes deudas con las farmacias.

Vivir es la cuestión

Los tiros en general, en la política de Rajoy, parece que irán en la misma dirección. Una prueba es el encargo que el próximo presidente del Gobierno ha hecho a FAES, la Fundación que preside Aznar. Se trata de un estudio de los distintos modelos de políticas sociales que se aplican en otros países de nuestro entorno, incluido el dichoso copago, para ver qué se puede adoptar aquí. Al parecer, el gran problema que se plantea, al margen de la crisis y el descenso de cotizaciones, es que la esperanza de vida es muy alta: 76 años en los hombres y 82 en las mujeres. Los estudios dicen que aproximadamente la mitad del gasto sanitario se concentra en personas de edad superior a los 65 años. Vivir es la cuestión, quién lo diría ¿Qué hacer si esos mayores que necesitan asistencia sanitaria son personas que han estado cotizando para ello durante toda su vida? Que se jodan, que diría Cela: copago y otros gravámenes.

Da la talla y está bien visto en el PP

De producirse la apuesta de Rajoy por su paisano y amigo Feijóo -el miércoles 21, tras su entrevista con el Rey se despejarían las especulaciones-, sería para que éste afrontara también en su Departamento un programa de recortes sociales que se presenta muy impopular. Para ello se necesita alguien curtido y ambicioso. Feijóo da la talla, políticamente es ambicioso en grado superlativo. Se recuerdan todavía las continuas cenas que montaba cuando era director general de Correos y Telégrafos, en el último Gobierno de Aznar, no con periodistas especializados, sino de alta política. El hombre apuntaba para arriba. Otra cosa es que Rajoy lo elija.

Los muy próximos a Rajoy han visto con buenos ojos la posibilidad de ver a Núñez Feijóo en el Gobierno. En la habitual ambigüedad de del futuro presidente del Gobierno caben todas las posibilidades y sorpresas. Núñez El actual presidente de la Xunta, cerca de Rajoy serviría, además,  para contrarrestar las presiones y ambiciones de Alberto Ruíz-Gallardón, que ya se adivinan: hacia lo más alto. Entre los cálculos que se hacen, se baraja, también, la posibilidad de que a medio plazo, Feijóo pueda ser el sustituto de Mariano Rajoy en el Gobierno. Tiene hechuras: es joven, tiene experiencia y ambición… Sería el sustituto tapado. Al tiempo.

Sebastián Moreno