Menú Portada
Mensaje en una botella

El síndrome de la abuela de la fabada

Julio 23, 2014

La abuela de la fabada siempre vuelve a finales de julio. No ha habido un solo año en que estas fechas hayan dejado de ser sinónimo de prisas y atropellos entre quienes tienen el honor de representarnos. Me refiero a los cargos públicos de nuestra Democracia contemporánea. “¡Dai prisa, dai prisa!”, parecen llevar escrito en la frente como si la abuela de la fabada se hubiera encarnado en cada uno de ellos. Y le hacen caso, porque se dan prisa. Se dan mucha prisa.

Da igual que los veranos anteriores estuviéramos económicamente peor. No hace falta recordar la estampida de diputados del 1 de agosto del año pasado, fecha elegida por el presidente Rajoy para dar explicaciones en el Congreso sobre el caso Bárcenas. Las pavorosas escenas de sus señorías corriendo en tropel, mientras se mantenían aferradas a sus maletas, hacían pensar que muchos de los diputados asistieron a la sesión porque les pillaba de paso a su destino vacacional.

El presente verano de recuperación económica, aunque esa mejora no se haya generalizado todavía a pie de calle, vuelve a ocurrir lo de siempre. Hay prisa por dejar todo resuelto antes de que acabe julio, que el viernes de la semana que viene empieza agosto. Y cuando llega agosto, es como si España estuviera cerrada por vacaciones. 

Sigue siendo un misterio

Pedro Sánchez Castejón va a ser proclamado nuevo secretario general del PSOE durante el congreso extraordinario que se celebrará entre este sábado 27 y este domingo 28. Después de echar un sueñecito el domingo por la noche, el nuevo líder socialista se reunirá en la mañana del lunes 29 con su nueva ejecutiva federal y a las 17 horas del mismo día irá al Palacio de la Moncloa.

En la escalinata de entrada a Moncloa estará esperándole el presidente Mariano Rajoy, que ha programado su reunión con el secretario general del PSOE en esa fecha para intentar acordar una postura común sobre Catalunya. ¿Por qué? Pues porque dos días después, el miércoles 30, Mariano Rajoy recibirá al president Artur Mas. Será también en el Palacio de la Moncloa, pero a las 11 horas. Al presidente del Gobierno sólo le quedará por delante el Consejo de Ministros del viernes 1 de agosto, que es en el que acostumbra a comparecer el jefe del Ejecutivo por tratarse del último antes de las vacaciones de verano.

Pero no sólo los mencionados están corriendo que se las pelan antes de que acabe julio. Observe usted a su alrededor y seguro que conoce a unos cuantos que también sufren esta patología que podemos denominar, sin miedo a equivocarnos, síndrome de la abuela de la fabada. Su aparición en estas fechas es infalible en España. Su proliferación está garantizada. Su curación sigue siendo un misterio. Pase lo que pase, aunque las pasemos canutas, este síndrome causa estragos en una parte importante de la población de esta vasta piel de toro. ¿Será que ese afán por darnos prisa nos gusta más que la fabada del anuncio? “Abuela, esto está de muerte”.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero