Menú Portada
Otras opiniones

El sindicalismo rancio se cae a pedazos engordado por el dinero público

Diciembre 13, 2009

Con dinero público esos dos dirigentes demodés de UGT y CCOO dicen que reunieron en Madrid a 200.000 personas para reclamar lo que es obvio: que no se aproveche la crisis para perjudicar a los asalariados.

Deberían empezar “osito” Méndez y el ortodoxo Toxo por aplicarse el cuento. Más que dirigentes de organizaciones sindicales modernos parecen la viva imagen de dos “aparachcikt” al estilo estalinista, una especie de guardianes de las esencias sin percatarse que todo a su alrededor ha cambiado.

¡Vaya trío que forman estos dos más Díaz Ferrán! Oiga, y lo que es más llamativo todos ellos bailando, al son que toca Zapatero, con dinero público, es decir, de lo que nos esquilman a todos los ciudadanos.

Se han manifestado por las calles de Madrid, intentado hacer una exhibición de fuerza, sin saber para qué exactamente. Méndez y Toxo, acojonados por el “run run” que llega de los parados (cinco millones) intentan justificar sus sueldos y sus poltronas llamando a una movilización descafeinada. No se atreven a enfrentarse al leviatán que les da de comer y les llena la panza.

Proteger una casta privilegiada

En este sentido, UGT y CCOO, vuelven a ser como en los estertores del franquismo, mera correa de transmisión. El “osito” Méndez y el nuevo estalinista/comunista (Toxo) aliados de Zapatero para intentar tapar las vergüenzas e incompetencias de éste, ya seriamente avisado por la Unión Europea y las instancias internacionales de que su tiempo se está acabando.

Con la caja vacía, con un déficit público insoportable, con millones de desempleados y con miles de “liberados” sindicales que viven opíparamente a costa del contribuyente ya me dirán qué panorama contemplan.

Los dirigentes sindicales en España se han convertido en una casta privilegiada que tiene el puesto asegurado, un buen sueldo y prebendas a gogó. Sólo recordar que en CRTVE hay más de 350 liberados sindicales, o lo que es lo mismo, cobrar sin dar un palo al agua.

El palomo de la Maru

Hace unos días mantuve un acalorado debate en VEO7 con una tal Maru Menéndez, a la sazón, o eso dicen, portavoz del PSM en la Asamblea de Madrid. Defendió con fervor la cosa sindical. De lo que me enteré después es que su marido, compañero o lo que sea, Félix Palomo, es uno de esos privilegiados liberados sindicales en una empresa de la Comunidad de Madrid. Se embolsa la nada desdeñable cantidad de 32.000 euros y al mismo tiempo se dedica a otras cosas. ¡Qué sinvergüenzas!

Un doctor en Física cobra en el CSIC 12.000 euros. Lo repito: ¡qué sinvergüenzas!

Y al parecer, esta Maru es la hija del golpista Camilo Menéndez, está emparentada con Blas Piñar y naturalmente vistió en su juventud camisa azul y levantó el brazo.

En la mamandurria entonces y en la mamandurria ahora.

¡Viva las caenas….!


Graciano Palomo es periodista y analista político