Menú Portada
¡Qué fuerte!

El salvador

Julio 7, 2011

No es ningún misterio que quien manda en el PSOE es Alfredo P. Rubalcaba. Y no es de ahora, hace ya tiempo que Zapatero parece estar a la sombra y es manejado por los hilos del listo del PSOE. Sí, el listo, porque los hay tontos, como en todos los partidos y en todos los lados, pero Alfredo es el más listo de los que hay ahí. Primero se adjudicó la candidatura quitándose de un plumazo a cualquier rival que se interpusiera en su camino, incluso siendo un rival flojo y sin futuro como fue el caso pero, por si acaso le salía alguno con más fuerza, dejó las cosas claras y bien atadas. Es más, ya he leído por ahí que hay quien lo llama “Aldedo” en lugar de “Alfredo”. Después intentó comernos el coco dando lecciones de saber hacer las cosas y de solucionarlas pero sin dar explicaciones y dejando el antídoto en el aire como condición para votarle – qué digo yo que, si lo sabe y lleva en el Gobierno tantos años, ya podía haberlo aplicado antes y no dar lugar a tal ruina-. Después, en un acto de prepotencia y soberbia, también les dejó claro a los suyos que no acepta consejos. Así que, el hombre del oráculo, el profeta, el salvador, pone como condición el voto para salvarnos de la hecatombe, incluso estando ya en el Gobierno como está, se lo calla, se lo traga y para él se queda dejando a España con la miel en los labios, con la intriga y la desesperación.

Las tres claves

Además, dentro de su listeza, se ha dado cuenta de que lo que vale es el nombre por el que se le conoce, ni el “P punto” ni “Alfredo”, directamente Rubalcaba. Así que, este fin de semana, para apoyar su acto de proclamación, se apodera de la web de su partido para iniciar campaña y se la dedica así mismo. Después de su foto y su nombre están las tres claves: escuchar, hacer y explicar. La verdad es que explicar, hay mucho que explicar, bastante, demasiado, pero mucho más hay por hacer. Lo de escuchar, pues eso ya como que no hace tanta falta porque se ve a la legua y clama al cielo lo que hay que hacer. Además, tampoco es muy de escuchar Rubalcaba, sobre todo después de dejarle bien claro a sus mayores que no acepta consejos ni sugerencias.

Lo que le ha faltado es un “actuar” pero no en el sentido del artisteo, de fingir vamos, no se vayan a confundir, sino en el de pasar a la acción, ponerse a currar, a trabajar. La pena es que su condición sea el voto. No se puede entender que alguien que ya está en el Gobierno y presume de saber lo que hay que hacer para sacar el país adelante lo oculte, no actúe y deje sus secretos bajo llave hasta que no sea el quien lo gobierne. ¡Pero si ya lo estás gobernando Alfredo, que eres vicepresidente, no la señora de la limpieza de La Moncloa! Cosas inexplicables de la vida.

 

Rubalcaba se va a autoproclamar candidato oficial y puede que, ni siquiera Zapatero tenga voz ni voto en este acto, puede que el pobre presidente del Gobierno sea uno más entre los invitados. ¿Seguirá siendo el emblema del PSOE el puño y la rosa? Lo mismo Rubalcaba lo cambia porque en la web no se ve por ningún lado y para ver las siglas del partido hay que hacer un esfuerzo. Por cierto, ¿alguien sabe si Zapatero está vivo?

Rosana Güiza

rosanagüiza@extraconfidencial.com