Menú Portada
Mensaje en una botella

El rey Felipe y el rey Arturo

Julio 23, 2015

Felipe VI ha tenido ocasión de hablar con Artur Mas en el palacio en el que reside el rey de todos los españoles, incluido el president Mas. Aunque naturalmente la Casa del Rey haya querido enmarcar la recepción de Don Felipe dentro de los encuentros que el monarca mantiene con los presidentes autonómicos, no hay que ser un lince para darse cuenta de que no es igual recibir a Miguel Ángel Revilla que a Artur Mas.

Entre otras razones, porque Revilla tarda menos que Mas en revelar siempre algo más de lo debido sobre sus recepciones reales. Pero el presidente Revilla es como un sobao pasiego: gusta mucho porque es tierno y dulce, siempre que se ingiera antes de que su consumo sea indigesto. Afortunadamente la gastronomía cántabra ofrece un abanico de alternativas a los sobaos lo suficientemente amplio como para encontrar otro producto de la tierruca que nos satisfaga. Las anchoas, las rabas o las sardinas son tan fáciles de encontrar como fáciles de engullir por su calidad de leyenda.

Excalibur

La leyenda que, sin embargo, hoy nos ocupa es la del rey Arturo. Al ver al monarca español recibiendo al presidente del Gobierno autonómico catalán, me vino a la memoria el rey Arturo. Según la leyenda, Arturo reunía a sus caballeros en torno a una mesa redonda. Allí debatían los principales asuntos del reino de Camelot y decidían cómo actuar para resolverlos de la mejor manera. El presidente Revilla no ha filtrado si el rey Felipe recibió a su invitado en una mesa redonda, pero es seguro que su invitado debió de “verse dentro de poco como jefe de Estado en visita oficial”. Lo que también puede darse por seguro es que Artur Mas no se ve como el rey Arturo en el futuro. El presidente quiere seguir siendo presidente, aunque no de una comunidad autónoma sino de una nación.

Pero, ¿se imaginan que el presidente Artur se convirtiera en el rey Arturo? En ese caso, el rey Felipe llegaría a recibir algún día al rey Arturo. Y, ¿se imaginan que se sentaran en una mesa redonda para resolver juntos el futuro? Yo sí. Los imagino sentados y resolviendo el futuro juntos. Los imagino como a dos iguales que buscan una solución a un dilema y que ponen sobre la mesa redonda el arma que decidirá ese futuro. No es Excalibur, porque no es una espada. Es la Constitución, porque es una ley.

Igual que con Excalibur todo era posible en la leyenda del rey Arturo, con la Constitución todo es posible en la realidad del rey Felipe. La ley es lo que diferencia a las sociedades civilizadas de las primitivas. Nadie está por encima de la ley, como el propio rey Felipe se encargaba de subrayar ayer mismo: “El respeto a la ley no es una alternativa”. Aquí no hay anchoas, rabas o sardinas como alternativa a los sobaos. Aquí sólo hay sobaos. Pasiegos, por supuesto.

Juan Diego Guerrero es director de Noticias Fin De Semana en Onda Cero

Sígueme en Twitter: @juandiguerrero