Menú Portada
Otras opiniones

El que nace caballo muere saltando

Febrero 17, 2010

En determinadas ocasiones llegamos a reflexionar sobre la naturaleza de las cosas, pero ese intento por razonar lo contemporáneo, no llega a describir con precisión los hábitos que hacen de nuestra existencia, una profunda marea indomable lejana  de comportamientos cultivados y responsables.
Existen pueblos en el mundo, que lejos de comprender la esencia de nuestras costumbres prefieren permanecer en ese oscuro túnel que nuestra desmesurada ignorancia denomina como “primitivo” , sinónimo de inferior o primario y objetivamente descrito por nuestra debilitada inteligencia como tonto, primate o simple.
Lo que no sabemos es que bosquimanos, yanomamis, jumas o masáis son pueblos, cuyas culturas ancestrales permanecen en la actualidad; sus habitantes, almas inmortales que luchan contra las fuerzas de la física, permanecen en un universo paralelo en el cual no existió Elvis, el muro de Berlín o el catolicismo. Son individuos con tradiciones que conectan con la Madre tierra, conocen sus ciclos, atienden sus movimientos y permanecen anclados por mitologías y símbolos que respetan y veneran.

Razonamientos falaces

Nuestra cultura ha impuesto una serie de patrones a mi parecer erróneos, estos describen razonamientos falaces que inducen a la conclusión que todo aquello que no comprendemos o que en su defecto nos parece extraño o inexplicable, es absurdo. La ciencia ha logrado méritos suficientes para conseguir adeptos año tras año. Pero considero que muchos de sus practicantes subestiman los poderes de lo intangible; capaces de producir energías y sensaciones incomprensibles para nuestros frágiles sentidos.
Considero que todos los que pertenecemos a este “sistema”  deberíamos cuidar nuestra propia morada, ya que en innumerables ocasiones fijamos objetivos innecesarios producto de mentalidades enfermizas, que consideran destructible lo inconveniente.
Gracias a organizaciones como Survival que apoya a pueblos indígenas de todo el mundo y luchan cada día por reconocer sus derechos e intereses habitantes pigmeos, batuak o arhuaco permanecerán desarrollando sus habituales sistemas de vida.

Alejandro Serrano es estudiantes de Derecho, Políticas y Económicas