Menú Portada
Atando cabos

El pulso de Rubalcaba

Febrero 9, 2012

Tres días después del 38 Congreso federal del PSOE, el flamante, aunque no tan nuevo, secretario general de los socialistas, Alfredo Pérez Rubalcaba se volvía a medir en el hemiciclo con Mariano Rajoy. Las crónicas hablaban del primer duelo, primer pleno del nuevo ciclo político, primera sesión de control del nuevo periodo de sesiones, etc. pero lo cierto es que en el Congreso hay de todo menos algo que suene a nuevo. En todo caso había cierto interés la pasada semana si era finalmente otra líder del PSOE, Carmen Chacón, la que plantara cara a Rajoy. Hubiera sido algo distinto. Una mujer, joven, con otro estilo no conocido por Rajoy. Había muchos más ingredientes para el interés político. Pero nada de nada. Y menos aún en el PSOE. Las aspiraciones de Chacón nacieron y murieron en Sevilla y la historia parlamentaria volvía a lo de siempre.

A Mariano Rajoy se le ve cómodo. Domina el mensaje, el escenario, y sobre todo tiene cogida la medida a su principal rival. Rajoy con varios debates parlamentarios, dos campañas electorales, un debate en televisión y una victoria en las urnas, sabe perfectamente por donde va y por donde puede atacar el líder socialista. Por eso en el PP comentaban varios días antes del Congreso socialista que ellos preferían a Rubalcaba que a Chacón. Mariano Rajoy conoce perfectamente cual es el pulso de Rubalcaba, y sabe que lo tiene ganado.

Rajoy no venderá “brotes verdes”

 Así ocurrió en el primer pleno de la legislatura y en la primera sesión de control. Los mismos argumentos de uno y otro. Pero con sensaciones muy diferentes. Rajoy, dominador, insistió en un argumento que repetirá y recordará a su rival siempre que pueda: “la recuperación económica va a llevar tiempo, yo no voy a decir aquí que esto se arreglará en media hora porque no es verdad. Este año será malo, y hay que decirlo. Ustedes hablaban de brotes verdes y todas esas cosas y nos han traído hasta aquí. Yo no voy hacer lo mismo“. Es algo que tiene muy claro el Presidente y que también sabe Rubalcaba. El secretario general del PSOE, que no proyectó en este primer debate imagen de nuevo o flamante líder, insistió en las contradicciones entre los miembros del Gobierno desde que llegaron a Moncloa. Pero mientras Rajoy sigue imbuido en el traje de Presidente, el pulso de Rubalcaba sigue siendo el mismo. El mismo que perdió los anteriores debates, el debate electoral y las elecciones generales.
 
Los Presupuestos generales y las elecciones andaluzas

Durante el debate, también El penúltimo argumento del PSOE consiste en asegurar que Rajoy está retrasando a propósito la elaboración de los Presupuestos Generales del Estado para que no coincidan con las elecciones de Andalucía. Es el mismo mantra utilizado antes de que el primer Consejo de Ministros anunciara la impopular medida de subida de impuestos. O antes de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, la Financiera, o la e reforma laboral. Pero la situación en España es de tal urgencia que el Gobierno, aunque fuera su intención, no podría hacerlo. Por esa misma regla de tres se podría haber aplicado cuando el Gobierno aprobó en su primer Consejo de Ministros y en los sucesivos las Leyes y decretos que no son precisamente populares. Además, el PSOE ganará o perderá las elecciones en Andalucía no precisamente por los Presupuestos Generales de este año. Lo mismo que Zapatero no perdió precisamente por las medidas que tomó un mes antes de las elecciones.    

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio