Menú Portada
Atando cabos

El PSOE de Madrid depende de Castilla La Mancha

Mayo 5, 2011

Hace poco me llegó a confesar un militante y dirigente socialista de Madrid que el futuro de Tomás Gómez depende de lo que ocurra el 22 de mayo en Castilla la Mancha. ¿Gómez con Castilla la Mancha? La explicación es un poco maquiavélica pero tiene todo el sentido y además ya ha sido comentada en el seno del partido Socialista de Madrid.

 Resulta que a Tomás Gómez le están esperando desde su propio partido. Ganó las primarias. Le ganó a José Luis Rodríguez Zapatero, a Pérez Rubalcaba y a la que fue su contrincante directo, Trinidad Jiménez. Le ganó al “aparato de Ferraz”. Todos, al día siguiente de las primarias, cerraron filas de forma aparente en torno al secretario general de Madrid, pero todos saben que su futuro sólo depende del resultado del 22 de mayo. El límite: mejorar el resultado de su predecesor, Rafael Martínez Simancas. Es decir, perder con Esperanza Aguirre por menos de 20 puntos, obtener más de 42 diputados. Unos números que a priori parecen fáciles de superar pero que muy pocas encuestas lo acreditan. La mayoría, excepto una encuesta interna que dice tener el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, otorgan a Esperanza Aguirre una mayoría aún más elevada que la de los anteriores comicios. Es aquí donde entrar a jugar la variante de Castilla La Mancha.

 

Si Barreda pierde, Gómez amortiguaría su derrota

Si el PSOE mantiene y revalida la Comunidad Autónoma que preside José María Barreda, será un triunfo. En la sede central del PSOE celebraran los resultados aún cuando pierdan el computo general de los comicios. Y las miradas entonces se centrarán en Madrid, en la única posible derrota sonora, la de Tomás Gómez. Pero si el PSOE pierde, por primera vez en la historia, la Comunidad Autónoma de Castilla la Mancha, el desastre electoral será de tal magnitud que podría servir de justificación para el Partido Socialista de Madrid. Es decir, aunque nunca lo vayan a reconocer, la derrota de Barreda salvaría a Tomás Gómez. O al menos, si Barreda pierde, Gómez amortiguaría su derrota.

 Los sondeos están muy ajustados en Castilla La Mancha y las ciudades de Guadalajara y Ciudad Real serán las determinantes. La última reforma de la Ley Electoral de Castilla La Mancha, muy criticada por el PP porque permite gobernar al que pierde en votos, señala a Ciudad Real como clave para el triunfo electoral al ser la única que aporta diputados en números. El PSOE confía en Ciudad Real, pero el PP pone el acento en Guadalajara y la posibilidad de ganar por dos diputados en esta provincia, lo que otorgaría una victoria histórica a María Dolores de Cospedal. Cálculos, sondeos, estrategias. Lo cierto es que las elecciones del 22 mayo casi se juegan sólo en Castilla la Mancha.
 

Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero