Menú Portada
No me moverán

El Preámbulo del Preámbulo

Junio 21, 2010

El Real Decreto-Ley 10/2010, la Reforma Laboral, tiene un preámbulo con tres partes. La primera de ellas, el Preámbulo del Preámbulo, justifica su promulgación.
 
¿Adivinan cuál es la causa de la Reforma Laboral según el Gobierno? Pues si, han acertado: “es la crisis financiera y económica de origen internacional que…ha tenido como consecuencia más grave una destrucción de empleo y el consecuente aumento del desempleo” (sic) Sigue el Preámbulo del Preámbulo diciendo que la incidencia de la contracción productiva sobre el empleo ha sido superior a la sufrida en otros países debido a nuestro modelo de relaciones laborales; por eso hay que reformarlo. Todo es verdad. El problema es que no es toda la verdad.
 
El Preámbulo del Preámbulo olvida que éste era un diagnóstico ampliamente conocido incluso antes de la crisis y que el Gobierno no hizo nada por corregir la situación después de seis años de estar en el poder.
 
El Preámbulo del Preámbulo no dice que, por contra, el Gobierno negó durante parte de 2007, 2008 y casi todo el 2009 la incidencia de esa crisis en España. Tampoco reconoce que esa negación impidió crear la conciencia necesaria para impulsar las reformas mucho antes.
 
El Preámbulo del Preámbulo, en consecuencia, no explica que, ya el año pasado, se conoció la incapacidad de llegar a un consenso entre la CEOE, los sindicatos y el Gobierno en la reforma de las relaciones laborales. La falta de acuerdo ha obligado al Gobierno a promulgar el RD-l 10/2010 ahora, el 16 de junio, con casi dos años de retraso respecto a la fecha conveniente. Retraso grave, ya que el Decreto-Ley reconoce la velocidad del crecimiento del desempleo y la necesidad de responder “priorizando en cada momento la puesta en práctica de actuaciones laborales” ¡Pues vaya una prisa que se ha dado el Gobierno! Eso si, en la tercera parte de este Preámbulo explica que el alargamiento de los plazos del diálogo ha servido para conocer las posiciones de los interlocutores sociales. Conclusión: o CEOE, UGT y CCOO son lentos en explicarse o el Gobierno es torpe para entender ¡Dos años!
 
No hay mejor mentira que una media verdad
 
El Preámbulo del Preámbulo oculta que la política de gasto público del Gobierno ha incidido en la pérdida de competitividad de la economía, ha producido el aumento desaforado del déficit y el deterioro de la fiabilidad de España en los mercados financieros internacionales.
 
El Preámbulo del Preámbulo, por tanto, no aclara que para recuperar la confianza el Ejecutivo español tiene que hacer gestos cara a la Unión Europea y los mercados y que la Reforma Laboral es uno de ellos; que los líderes europeos, el FMI, las Agencias de Rating… estaban esperándolo; que la urgencia del decreto ha sido impuesta desde fuera.
 
El Preámbulo del Preámbulo cumple con el aforismo de que no hay mejor mentira que una media verdad. Es más creíble. Aunque soy consciente que es una ingenuidad esperar que el Gobierno reconozca sus errores, máxime dejándolos escritos en el BOE.
 

José Ramón Pin es Profesor del IESE. Titular de la Cátedra de Gobierno y Liderazgo en la Administración Pública