Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
¡Qué fuerte!

El piso cobra de Ramón Espinar

Noviembre 4, 2016
espinar

El mundo de la política es fascinante y no deja de sorprendernos. Da la sensación de que, antes de dedicarse a ello, los políticos pasan por una criba o cursillo que les enseña a mentir, prometer y no cumplir y, sobre todo, a reírse del ciudadano que les elige para ser su voz. Su voz…  qué bonita canción aquella de Operación Triunfo 1, “Mi música es tu voz”. Esa voz que deberían levantar los políticos para defender los derechos de los ciudadanos pero que, en realidad, usan para llenarse los bolsillos.

Los políticos han confundido su función, se han olvidado para lo que están y ahora se dedican a hacer política desde twitter en lugar de hacerla desde el hemiciclo. Ahí, en esa red social, se pelean entre ellos, se tiran pullitas, discuten e incluso se permiten el lujo de opinar sobre la vida en general como personas normales que son o, más bien, se creen. Porque no nos equivoquemos, pero, ellos no son normales, no son como nosotros, como usted y como yo. Ellos se deben a un país y deben tener cuidado y estudiar lo que dicen y cómo lo dicen y no deberían meterse alegremente en fangos de los que luego es difícil salir. Cuando se aburren y no tienen otra cosa que hacer, dejan de pelarse en las redes para opinar sobre lo más común, y esta semana lo más común ha sido el concierto de OT1.

De la cobra de OT al piso de Ramón Espinar

Aquí confluyen dos asuntos, las dos noticias de la semana unidas sin quererlo de la manera más tonta. La famosa “cobra” de Bisbal a Chenoa en el concierto y el piso de protección oficial comprado y vendido por Ramón Espinar. No estoy loca, no, las dos noticias están unidas ya que Ramón Espinar estuvo viendo el concierto y tuiteó defendiendo a la cantante triunfita. Sí, es surrealista que a este político de Podemos que tanto ha defendido la igualdad de oportunidades y ha luchado contra la especulación le hayan pillado en un caso precisamente de eso, de desigualdad y especulación. Ha justificado su compra y posterior venta de un piso de protección oficial. Cualquiera podría hacerlo. Lo que pasa es que la dudosa adjudicación del piso llama la atención cuando se trata de un político que lucha precisamente contra eso mismo que él ha hecho: chupar del bote. Y digo que llama la atención porque su padre, -que está siendo juzgado por las tarjetas black-, compartía Consejo en Caja Madrid con el alcalde que cedió los terrenos donde a su hijo curiosamente se le adjudicó un piso sin nómina ni ingresos de algún tipo. Ramón, mientras tanto, en lugar de estudiar cómo justificar de alguna manera o, simplemente reconocer su mal hacer, se dedicó, posiblemente para despistar, a tuitear sobre el gran problema nacional: la cobra de Bisbal a Chenoa: “en un país serio nadie le haría a Chenoa la cobra”. Muy bonito Ramón, muy bonito, pero reconoce que tampoco, en un país serio, a un político le adjudican por enchufe un piso de protección oficial sin nómina y a los pocos meses lo vende sacándole beneficio. Esto sí que “es síntoma de un país en caída libre” y no que a Chenoa le hagan la cobra, que por cierto, fue más un problema de falta de coordinación entre los dos cantantes que otra cosa.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com