Menú Portada
https://track.adform.net/C/?bn=17156992 1x1 pixel counter :
¡Qué fuerte!

El payaso diabólico de Halloween

Octubre 28, 2016
payaso-halloween

En España tenemos la fea costumbre de acoger tradiciones o actitudes que se ponen de moda con demasiada facilidad, lo que normalmente demuestra la poca personalidad que tenemos. Deberíamos enorgullecernos de nuestras propias tradiciones y defenderlas vehementemente en lugar de dejarlas de lado y absorber culturas que no nos corresponden sólo por demostrar que somos muy modernos. No digo que no copiemos lo que está bien, lo que aporta, lo que enriquece y nos puede hacer mejores. El problema está cuando copiamos lo que ni enriquece, ni aporta, ni nos hace mejores, sino todo lo contrario. Tan estúpidos somos que hasta copiamos a los malos.

De repente, surge una pequeña idea entre unos cuantos trastornados de disfrazarse de payaso diabólico e ir sembrando el pánico allá por donde van, incluso llegando a matar,  y les ha faltado tiempo a los cuatro tontos de turno españoles para hacer lo mismo. ¿Por qué no les dará por disfrazarse de ángeles e ir ayudando a la gente con necesidad que se encuentren por la calle? ¡Porque las cabezas no están bien!

Halloween y los mamarrachos

Ahora la Policía está en alerta porque temen que, aprovechando la noche de Halloween y que el terrible disfraz y sus complementos está siendo lo más vendido en las tiendas, los graciosillos de más utilicen la ocasión para provocar algún tipo de incidente. Así que una cosa va ligada a la otra y ambas en contra de nuestras tradiciones. Basta teclear en Google “noche de los Santos” para que salgan un sinfín de enlaces que te llevan a conocer la enorme cantidad de cosas mágicas, curiosas y entretenidas que se hacen en las diferentes provincias de España durante esa noche del 31 de octubre al 1 de noviembre, pero parece que a los españoles no sólo no nos basta con lo que tenemos, sino que además lo despreciamos y lo desechamos para aferrarnos a un “truco o trato” que no hemos vivido en la vida. Y para acrecentar la tontería, lo unimos al disfraz del payaso diabólico para hacer la gracia, con lo que, en vez de ser original, se convierte en algo patético y con nula personalidad.

Pues no, no me gusta y estoy en contra de Halloween y de los mamarrachos que utilizan la fiesta para desfasar y hacer fechorías aprovechando un disfraz que oculta la cara. La alerta es tal que hasta la Policía ha recomendado no disfrazarse de payaso este Halloween para evitar malentendidos y, recuerda que las personas que atemoricen a otras pueden ser condenadas hasta a un año de prisión. Aun así, esa noche se plagará de payasos haciendo el payaso preguntando lo de “truco o trato”. Me temo que ya es inevitable.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com