Menú Portada
Otras opiniones

El padre Ángel y Ana Obregón

Octubre 19, 2009
pq_878_ANA-Y-TERESA.jpg

El viernes pasado el Padre Angel, fundador de la ONG Mensajeros de la Paz, y Nacho Sandoval, “Puentes del Mundo”, consiguieron reunir a través de Marilé Zaera (la mejor relaciones públicas de este país), a más de cincuenta famosos para realizar la “Bajada solidaria del Río Sella”. Dicho acto tenía por cometido recaudar fondos para traer a diez niños que han sido víctimas de conflictos bélicos.

El acontecimiento fue todo un éxito y me hace falta decir que Ana Obregón, que estuvo allí presente, ha pasado de ser Anita la Fantástica para convertirse en La Fantástica Ana.

Ójala se repitiesen actos como este en todos los lugares de España, puesto que como decía Cantinflasyo no quiero que desaparezcan los ricos, yo lo que quiero es que desaparezcan los pobres”.

El Padre Ángel en 1962, fundó en su querida (y mi querida) Asturias natal, una pequeña Asociación para proporcionar a los niños de la calle un lugar que fuese lo más parecido a un hogar. Transcurridos más de cuarenta y cinco años Mensajeros de la Paz ha fundado miles de hogares para niños y ancianos en todo el mundo.

“Creo en un mundo en el que desaparezcan la pobreza, la desigualdad, la injusticia, el dolor, en el que la vida sea más fácil y agradable para todos. Un mundo mejor es posible y lograrlo está en nuestras manos. Para ese cambio, el amor es el arma principal y la participación de todos, la clave indispensable. El Gran secreto: la gran esperanza, amar y dejarse amar”.

Sabias palabras para éste hombre bueno que en 1995 abrió una campaña de adopción para niños con minusvalía.Le querrás más que a un hijo” rezaba el eslogan... Y nunca mejor dicho puesto que precisamente rezando es como empezó, Ángel García, siendo cura, en sus años mozos y en su Mieres natal.

Gracias a este acto solidario Miky Molina, Ana Obregón y la que aquí suscribe hemos vuelto a recuperar la alianza de nuestra amistad. Atrás quedaron las demandas, los malos entendidos y otras historias que a más de uno nos causaron disgustos imposibles de digerir y tremendos dolores de cabeza. El tiempo pone a todos en su sitio y Puentes del Mundo ha unido caminos que nunca debieron separarse.

 </span>

El Padre Garralda, un ángel en la cárcel

No puedo dejar de nombrar aquí a alguien a quien desde que conocí llevó continuamente en mi corazón y en mi pensamiento. Me refiero al Padre Garralda, Jesuita de pro y que con su Fundación “Horizontes Abiertos” ha conseguido que miles de presas y niños pequeños no vean en los barrotes de las cárceles una casa sin horizontes. Este hombre, para el cual “ser bueno no es suficiente, hace falta dar un paso más, se ordenó sacerdote a los 24 años de edad. Desde entonces ha vivido en los países más desfavorecidos del mundo conviviendo con las víctimas de la hambruna, terremotos, SIDA, marginados

El contestador del teléfono móvil todavía me estremece cuando escucho su rotundo mensaje con esa voz de galán de cine: “Hola soy Jaime Garralda, ¿en qué puedo servirte? Y es que precisamente Jaime (es así como le llamamos sus amigos), ha venido sirviendo al prójimo toda su vida. Hace poco le recordaba su enorme mérito por la labor realizada a lo largo de cuarenta años a lo que me replicó: El mérito no es mío sino de Dios , yo sólo soy la pluma a través de la cual escribe el Señor.

Impresionante

Teresa Bueyes