Menú Portada
Mensaje en una botella

El pactómetro

Enero 21, 2016
sanchez rajoy

Un mes después de haber votado, España sigue huérfana de Gobierno. La misma noche electoral del 20 de diciembre, un invento del periodista Antonio García Ferreras revolucionaba el programa especial de La Sexta y revolucionaba las redes sociales. El pactómetro, que sumaba las mayorías necesarias para formar Gobierno, echaba humo. Y no ha dejado de echar humo porque seguimos a dos velas.

El hundimiento del bipartidismo y el consiguiente auge de otras dos fuerzas emergentes han confirmado la sospecha de que el poder ya no es cosa de dos. Lo que ocurre es que, en contra de lo esperado, el poder tampoco es cosa de cuatro. El Congreso de los Diputados se ha convertido en una sopa de letras en la que resulta casi imposible atinar con las siglas del misterio de la gobernabilidad.

Los 350 diputados se miran entre sí tratando de adivinar en sus miradas quiénes serán sus compañeros de Gobierno o de oposición. Y no saben a ciencia cierta quién estará en cada uno esos dos frentes. Cada una de sus señoría se pregunta si ese vecino de escaño al que siente muy próximo será uno de los que mañana le dará calabazas o si ese vecino de escaño al que siente muy distante será uno con los que mañana se irá a la cama política.

Metiendo prisa

El pactómetro no da abasto. Las sumas, las restas y las abstenciones siguen sucediéndose con el paso de los días. Y las cuentas no salen, ni siquiera mezclando churras con merinas. ¿Tan difícil es ponerse de acuerdo? ¿Tan complicado es ceder para conseguir una mayoría suficiente que permita gobernar España?

El rey Felipe completará este viernes por la tarde su ronda de contactos con los portavoces parlamentarios, pero ya ha transmitido a sus interlocutores que es posible que vuelvan a verse las caras. Así ocurrirá si el candidato a quien el rey encargue gobernar, no consigue formar Gobierno. Mientras tanto, sigue habiendo un Gobierno en funciones. Pero esto es algo que no está bien visto en la Comisión Europea, esa institución que viene a ser el Gobierno de los Gobiernos de los 28. Su presidente, Jean-Claude Juncker, está metiendo prisa para que en España vuelva a haber un presidente que no esté en funciones.

Nuestro refranero

Nuestra Democracia contemporánea nunca había vivido semejante situación de interinidad. Pero, en medio de esta inédita fragmentación parlamentaria, podemos extraer una conclusión positiva. Por muy mal que vengan dadas, el refranero español confirma su sabiduría en tiempos de incertidumbre. Los 350 diputados del Congreso deberían tener presentes algunas de las enseñanzas de nuestro refranero.

El egoísmo no siempre cede ante la generosidad (ande yo caliente y ríase la gente), no puedes fiarte de todos con tal de sumar mayorías (mucha gente junta, algo barrunta) y no debes traicionar a los tuyos con tal de sumar el apoyo de otros (por más que te halaguen los de enfrente, nunca olvides a tu gente). Esta vez también acabarán saliendo las cuentas (no hay dos sin tres), aunque lleve su tiempo (no hay quinto malo). El año que viene, por estas fechas, todo estará olvidado (quien pasa el mes de enero, pasa el año entero). Ya lo verás.

Juan Diego Guerrero dirige Noticias Fin De Semana en Onda Cero

@juandiguerrero