Menú Portada
¡Qué fuerte!

El necesario lavado de cara de Facebook (“Cara-libro”)

Marzo 19, 2015

Hace unos días que Facebook renovó las directrices sobre los contenidos prohibidos que, a partir de ahora, se pueden publicar o no en su red social. Lo que viene siendo una censura en toda regla, aunque la crea totalmente necesaria. Son contenidos que se prohíben de manera muy clara: no se permiten que organizaciones terroristas y sus miembros estén en Facebook y tampoco consentirán sus mensajes de apoyo. Se prohíbe la exposición completa de nalgas y los pechos femeninos en los que se vea el pezón. Sí se aceptarán mujeres dando el pecho o cicatrices después de una mastectomía. No se permitirán textos que describan actos sexuales y tampoco el bullyng y todo lo que degrade o denigre a un individuo.

El discurso al odio, actividades criminales, celebración de delitos y la auto lesión son las ultimas prohibiciones de la lista. Hay cosas que debían haber estado prohibidas desde el principio. Lo del terrorismo y todo lo relacionado con el atentado al honor y la integridad de las personas es indiscutible así qué, mas vale tarde que nunca, y no criticaremos la tardanza ya que debe ser dificilísimo, por no decir imposible, controlar absolutamente todos los contenidos de una red que usan alrededor de 1.500 millones de personas. 

Obsesión por el exhibicionismo irracional

No se si será la edad pero veo totalmente acertadas las medidas sobre las imágenes corporales explícitas y los textos sexuales. No consigo entender esa lucha que se traen entre manos algunas famosas, como por ejemplo Madonna, por la libertad para exhibir sus tetas al aire sin que se les pixelen sus pezones. Una obsesión por el exhibicionismo irracional, ya que yo no tengo por qué ver las tetas ni los culos de la gente, famosa o no. No consigo entender ese afán por enseñar a los demás su cuerpo desnudo. Esta nueva liberación de moda que a veces se convierte en libertinaje ocupa fotos en Instagram, Twitter y Facebook alegremente, redes a las que tiene acceso todo el mundo, niños incluidos, que falsifican su fecha de nacimiento, con consentimiento de los padres, para que puedan tener acceso a esta red de moda que deja a un lado la intimidad y hace público hasta cuando vas al baño.

, Facebook se ha convertido en un patio de vecinos donde el cotilleo y el chismorreo está a la orden del día. Es el medio perfecto para criticones, faltones, insultotes, envidiosos y para el que no tiene nada que hacer y se dedica a cotillear al vecino para luego ponerle a parir. Tiene otros usos, pero este es el que más, y que ahora se ponga orden y ciertas normas de cordura en las publicaciones es más que oportuno. Hay algo que me choca y es lo de no a la teta con pezón y sí a la cicatriz tras la mastectomía. Es algo tan íntimo, tanto una cosa como la otra, esta segunda con cierto toque desagradable, que tampoco lo veo procedente. No es puritanismo ni antigüedad, simplemente es que si quiero ver tetas, me meto en una página porno o me voy a una playa nudista, pero no me apetece encontrarme, sinceramente, mientras cotilleo a mis vecinos, un culo al aire. Por cierto, ya que se han puesto, podían haber activado también un botón de “no me gusta” para ciertas publicaciones faltas de gusto, ética y moral. Ahí lo dejo.

Rosana Güiza