Menú Portada
¡Qué fuerte!

El karma de Teresa Romero

Diciembre 4, 2014

Soy de las que piensan que en esta vida todo se paga o que el tiempo pone a cada uno en su sitio. Llamémoslo karma o que la vida te devuelve lo que das, da igual, pero antes o después, todo lo que uno hace se vuelve contra ti, ya sea para bien o para mal. Con estas premisas me viene inevitablemente a la cabeza Teresa Romero, la enfermera felizmente curada de ébola. Se temió por su vida, se creyó en su inevitable muerte pero, para su suerte, ahora Teresa vive y ya ha ido a un plató de televisión para contar su verdad de los hechos, también para quejarse y, como no, supongo que para llevarse un buen pellizco al bolsillo.

Aquí el que no corre vuela y está bien que se queje por las cosas que para ella se hicieron mal, por ejemplo, por el sacrificio de su perro Excálibur, que murió por culpa de tanto pánico y alarma que se creó por el virus y sus posibles contagios. Tampoco está mal que se queje del bien cesado ayer ex consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Rodríguez. Este metepatas impertinente e imperdonable insinuó en su día que Teresa habría podido mentir sobre sus síntomas. Ahora, de manera arrogante se felicita porque Teresa no se ha muerto y no lo habrá hecho tan mal cuando sigue viva. En cualquier caso, tendría que felicitarla a ella por seguir viva y al equipo de profesionales que la atendió por curarla pero bueno, tontos hay en todos lados y la verdad es que, después de la querella que Teresa le puso solicitándole 150.000por atentar contra su honor y haber sido desestimada, esas declaraciones son mas bien un “ahí te den” que un “verdaderamente me alegro“. Palabras que le han costado el cargo.

Pararse a pensar

Pero políticos a parte y volviendo al karma, si sales del hospital, donde has estado con un pie mas allá que acá, casi sin fuerzas, teniendo que agradecer al sistema sanitario español que te haya curado y dando gracias por la suerte que has tenido, pero supongo que mal influenciada y amenazando con que te vas a querellar contra el mundo entero pues no Teresa, no esta bien. Sobre todo, no está bien cuando, quizás tú hayas cometido también errores, teniendo en cuenta que, de todos tus compañeros que cuidaron al misionero español, solo tú te contagiaste.

Tampoco está bien amenazar y presentar querellas cuando tú misma pusiste en riesgo la vida de otras personas al callar tu contacto con un enfermo de ébola. Creo que Teresa debería haberse parado a pensar, respirar profundo, valorar y dejar pasar, agradeciendo a la vida que le haya dado otra oportunidad. Pero no, no lo hizo, y ahora llega el karma y se querella contra ella, por injurias y calumnias, la médico de familia que la atendió la primera vez ya que, en ningún momento le dijo a la doctora que hubiera estado en contacto con un enfermo de ébola. Y que de gracias Teresa de que las peluqueras que la depilaron u otras personas a las que puso en riesgo no hayan tomado la misma medida que esta doctora o que ella tomó nada mas salir del hospital. Sinceramente, creo que está mal asesorada y, si no fuera así, tendrá que asumir que la vida te devuelve lo que das.

Rosana Güiza