Menú Portada
Otras opiniones

El hombre que veía amanecer en un banquillo

Abril 12, 2010

La formulación moderna del Principio de Separación de poderes se la debemos a Montesquieu que, en su obra “El espíritu de las leyes”, proclamaba un instrumento a partir del cual el poder del Estado quedaba limitado. Los poderes Legislativo, Ejecutivo y Judicial quedaban en manos de tres titulares diferentes. Los tres poderes ejercerían unos respecto a otros mecanismos de control y fiscalización para evitar posibles abusos de poder.
 
Actualmente, en España no existe la separación de poderes a la vista de que el poder Judicial se encuentra politizado y el poder Ejecutivo se encuentra judicializado. Al día de hoy las noticias políticas y de Tribunales se entremezclan en todos los medios de comunicación. Y como muestra un botón: ahí tenemos el caso G-G (Garzón/Gürtel).
 
El juez Garzón ha recurrido el auto del magistrado Luciano Varela esgrimiendo razones ideológicas. Ver para creer… Lo dice alguien que aspiraba a ser secretario de Estado con Felipe González y que, cuando no le hicieron ministro como pretendía, se dedicó a buscar desenfrenadamente al señor X en el tema de los GAL. Por si esto no fuese suficiente ideología se busca de abogado a Gómez Benítez (inmejorable elección), quien a la sazón ha hecho las funciones de mediador entre el Gobierno de ZP y la ETA y a quien el propio PSOE ha colocado en el Consejo General del Poder Judicial. El colmo de la ideología jurídico-política es que el vicepresidente Chaves inste a UGT a manifestarse a favor de Garzón frente a la sede del PP.


A Nueva York con los botines puestos

 
Lo más grave de Garzón no es sólo que haya podido dictar una resolución injusta a sabiendas de ello en un procedimiento donde todos están muertos, sino que lo haya seguido haciendo en procedimientos donde los vivos están muy vivos. Me refiero a autorizar las intervenciones en los locutorios de las prisiones entre abogados y clientes. Esto sí que es un verdadero atentado a un Estado democrático de derecho donde se violan derechos fundamentales tan serios como el derecho a la intimidad o el derecho a no declararse culpable.
 
Me produce muchísima rabia que la instrucción que este Juez haya podido hacer en el caso Gürtel sea tan defectuosa que hasta el propio Bárcenas se vaya de rositas por culpa de su precaria actuación. Ya se sabe que los abogados construimos estrategias de defensas buscando pruebas que ayuden o destruyendo pruebas incriminatorias a través de posibles nulidades. Bárcenas seguirá siendo senador para mantenerse aforado y que le juzgue el propio Tribunal que ya ha invalidado las escuchas a Garzón. Se nota que el ex tesorero está muy bien asesorado por su abogado.
 
Es incuestionable: Garzón ha marcado un hito en la historia en la lucha contra el terrorismo y el narcotráfico. También sé por experiencia que, cuando quería, era el mejor instructor del mundo. Sin embargo, “el hombre que veía amanecer” desaparecía del Juzgado en muchas ocasiones al estilo David Copperfield dejando en apariencia desatendidas sus labores en pro de manifestaciones sociatas contra la guerra de Irak unas veces, otras para irse a Nueva York con los “botines” puestos…
 
¿Quién filtraba al periódico El País información que se encontraba bajo secreto de sumario del caso Gürtel? Eso si es corrupción y aquí nadie lo investiga.
 
¿Y qué pasa con el caso Faisán? ¿Y qué pasa con tantas querellas y denuncias archivadas contra el Juez Estrella que nunca se admitieron a trámite porque Dios es impune?
 
Él, que tanto se parecía a Richard Gere, se merecía un Oscar de Hollywood. Le hubiese encantado.
Si no peleas contra la corrupción y la podredumbre acabarás formando parte de ella
 

Teresa Bueyes