Menú Portada
Otras opiniones

El hijo de Carmina Ordóñez hace las paces con su ex-manager

Julio 21, 2011

Durante años, Manolo Medina rigió los destinos profesionales de Julián Contreras. Ambos tenían una gran amistad. Juntos compartieron momentos inolvidables. En él se apoyaron el cantante y su hijo Junior cuando falleció Carmen Ordóñez. Un duro mazazo, pues nadie esperaba que se fuera de este mundo tan joven.

El adiós de Carmina acaparó gran interés en los medios. Durante meses se habló de las posibles causas de su muerte. Amigos y enemigos se pasearon por los diferentes platós hablando de la vida y milagros de la bella. Lógicamente, el interés se centraba en conocer el testimonio de los hijos. De ahí que a Junior le solicitaran una entrevista muy bien remunerada. Manolo Medina empezó las negociaciones. Sin embargo, pasadas las semanas, se enteró de que su representado le había saltado y tomado el mando de las mismas. Un golpe que a Manolo le afectó, pues no esperaba la traición. El asunto acabó en los juzgados, que resolvieron a favor de los Contreras. Ambas partes cesaron la amistad y se impuso el silencio.

Dos hombres y un destino

Hoy, cuando ya ha pasado mucho tiempo de la ruptura con los Contreras, Manolo Medina me explica que “todo se ha solucionado. Yo vi un reportaje y se me despertó el recuerdo. Le envié un mensaje a Junior, pensé que no contestaría, y cuál fue mi sorpresa cuando lo hizo de una manera muy cariñosa y cordial. Desde ese día, todo está bien y hemos seguido manteniendo el contacto. Eso sí, vía SMS, pues ambos estamos liadísimos (risas). Ojalá pasara lo mismo con su padre”. Sin duda, una feliz noticia que alegra más, si cabe, el panorama de Manolo, quien, tras apartarse del mundo de los famosos, se centró en su carrera de actor. Hace diez años que representa sobre los escenarios Dos hombres solossin punto com, ni. Una divertida comedia donde se reparte el protagonismo con Rodrigo Ponce de León: “Estoy muy feliz. La verdad es que tenemos mucho éxito. Hace poco celebramos el décimo aniversario de la obra y muchos amigos quisieron acompañarnos. Agradezco a los medios la cobertura que dieron al evento”.

Este verano, Manolo no tendrá vacaciones, y todo por culpa de tanto éxito: “Hasta septiembre, estaremos en el Teatro Alameda, en Málaga. Me hubiera gustado escaparme unos días por ahí, pero no puedo quejarme. El mundo del espectáculo también sufre los estragos de la crisis, así que me siento un privilegiado”. Y no le falta razón, muchos días han colgado el cartel de “no hay billetes”. Sin duda, toda una hazaña en los tiempos que corren.

Por Joana Morillas

jmorillas@extraconfidencial.com