Menú Portada
Otras opiniones

El Gobierno, resquebrajado y a la deriva

Noviembre 22, 2009

Se han cumplido 34 años desde que desapareció Franco. Nada a la extrema derecha y casi nada a la derecha.

Todo es izquierda en el poder, salvo algunas insulas baratias en el PP y desmoronándose por mor de la corrupción y las estultas ambiciones desatadas.

Pero como todo en la vida tuvo su nacimiento (2004), su cénit (2008) y todo parece indicar que se inicia el ocaso.

El cuarteo en las filas zapateristas es total. Los auténticos detentadores del poder, la vicepresidenta Fernández de la Vega, el poderoso ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba y la niña de sus ojos, la ministra Carmen Chacón están a la greña a propósito del Alakrana que, además de haber dejado mucho dinero en la gatera, han sembrado la piel de España de oprobio y verguenza.
¡Qué gestión! ¡Que desmadre! ¡Qué suprema incompetencia!

Nada tiene de extraño que los rumores hayan empezado a circular: a la vista hay una nueva crisis de gobierno. Consciente del peligro que se avecina (las encuestas demuestran que para el electorado es mucho más importante la crisis económica que los zarpazos internos en el PP), Rodríguez Zapatero reunió ayer a sus pares en un macromítin a la americana para anunciar que “estamos mal” pero podemos estar peor.

Siempre he mantenido que si ZP llegó al poder se lo debemos al inconmensurable Aznar. Los errores del chico del bigote, errores de prepotencia, chulería y sin sentido, abrieron la puerta de par en par a un muchacho vallisoletano/leonés que no tenía media bofetada para dirigir los asuntos de la Nación.
Casi seis años después podemos contemplar el campo de minas en el que ha convertido el país: paro, paro sin cuento,miseria de las clases medias y más paro. Hasta desesperanza que ya es decir en una nación que lo aguanta y soporta todo.

Esta izquierda desnortada es una auténtica maestra en el arte de la propaganda. Hasta daría la impresión de que se creen lo que dicen. ¡Manda huevos!

Todo depende de la derecha económica

Tal y como están las cosas la convocatoria de una huelga por parte de los sindicatos apesebrados, UGT y CCOO, para protestar contra los empresarios es de aurora boreal. Son simples correas de transmisión de su amo, que no es otro que el Gobierno que les llena el buche a paladas.

Tengo para mi, que ya acumulo mucha experiencia en estas lides que si los emprendedores quisieran ponía mañana mismo de rodillas a un Ejecutivo completamente al pairo de su propia incompetencia.
Pero les falta redaños, coraje. Porque muchos de ellos temen al poder político más que a un nublado de granizo. Viven del Boletín Oficial y de las gracietas que les pueda hacer el poder constituido.
Un país entre rejas. 34 años después de la muerte del dictador.

 

Graciano Palomo es periodista y analista político