Menú Portada
Atando cabos

El final de Cascos

Marzo 18, 2012

Aunque es evidente que toda la atención política del próximo domingo este centrada en Andalucía, hay otra comunidad que, por obra y gracia de un solo político, celebrará sus segundas elecciones regionales en menos de un año. Francisco Álvarez Cascos, su incapacidad para gobernar, su decisión de citar de nuevo a los asturianos a las urnas puede convertirse en su propio entierro político y pasar de ser primera fuerza política a ser la tercera en discordia, abocada incluso a su desaparición a medio plazo.

El pasado miércoles durante la sesión de control en el Congreso un diputado asturiano me dijo Cascos, en el fondo, estará encantado de no gobernar. Se ha cansado, y ya no le interesa Asturias”. El que fuera en otros tiempos vicepresidente del Gobierno y secretario general del PP siempre ha estado acostumbrado a tener todo el poder a su alcance. En la época en la que era secretario general de un PP presidido por José María Aznar, le llamaba el “general secretario” manteniendo en todo momento un poder que nunca ha vuelto a tener. Francisco Álvarez Cascos es de esa clase de políticos que, o tiene todo, o prefiere no tener nada. Y todo apunta a que este último órdago lo perderá.

Así lo dicen todas las encuestas, y si nos fijamos en el sondeo más amplio, el de la encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas, la victoria es del PSOE, aun perdiendo un escaño en comparación con mayo. Gana las elecciones Javier Fernández porque pincha, y de qué manera, quien las ganó hace sólo nueve meses, Álvarez Cascos, cuyo Foro pierde un tercio de los escaños. Y aunque el PP es el más beneficiado de esa caída, en realidad son UPyD e IU las formaciones que mayor partido sacan a esta repetición de las autonómicas, y cuyos diputados pueden ser decisivos.

Para la mayoría de los asturianos encuestados la situación polí<span>tica del Principado es peor que en mayo (lo dice el 60%). La gestión del gobierno autonómico ha sido mala o muy mala para el 54%. Y el 65% de los encuestados desaprueba la labor de Cascos. Son datos abrumadores que apuntan además que la mayoría culpa al presidente autonómico y al PP de no haber alcanzado un acuerdo para aprobar los presupuestos, y que llamar de nuevo a las urnas le parece a la mayoría una decisión muy negativa.

Cascos no volverá a ser Presidente del Principado aún pudiendo gobernar el Foro y el PP

De manera que, a día de hoy, todo indica que Cascos se ha columpiado. Y mucho. Y que tiene muy difícil seguir como presidente. Los números andan ajustados. A la derecha, la suma de PP y Foro superaría por la mínima, un sólo escaño, a la otra suma, la de la izquierda, PSOE-IU. Si alguna de las dos alianzas consiguiera sumar a UPyD, que se estrena, según el CIS, en el Parlamento con dos escaños, tendría el gobierno asegurado. En caso de que UPyD optara por permanecer a su aire, sin apoyar a ninguno de los dos lados, lo previsible es que gobernara la coalición de la derecha, PP-Foro, aunque en ese caso cabe pensar que el presidente nunca podría ser Álvarez Cascos. Lo cual abriría, de paso, algunas dudas sobre la continuidad de Foro como partido.

La jugada, por tanto, de convocar nuevas elecciones no sólo le ha salido rana -muy muy rana- al presidente asturiano, sino que esa decisión y su incapacidad para gobernar y buscar coaliciones desembocará previsiblemente en el final de su carrera política. La carrera política de Francisco Álvarez Cascos.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio