Menú Portada
Atando cabos

El extraño y sospechoso caso del diputado Cervera

Diciembre 12, 2012

Rocambolesco, raro, enredado, dudoso…así hasta todos los calificativos que podamos imaginar para “no” definir lo que ha sucedido con el extraño asunto del diputado Cervera. De momento nada, o muy pocas cosas cuadran. Será la Guardia Civil y el juez los que despejen la incógnita, si es que en algún momento es posible.

Todo comienza el pasado miércoles 5 de diciembre. El presidente de Caja Navarra, José Antonio Asiaín, recibe un correo electrónico anónimo en el que se le exigen 25.000 euros. A cambio, no se hará pública cierta información en la que se le acusaría de haber facturado grandes cantidades de dinero a la entidad que presidía por servicios de su propio bufete de abogados. El pago debía haberse hecho el pasado viernes 7 de diciembre depositando un sobre con el dinero en un muro cercano al Club Natación de Pamplona.

Asiaín denunció los hechos ante la Guardia Civil. La Benemérita preparó un dispositivo de vigilancia para localizar al individuo que acudiera a recoger el dinero; y quien acudió fue el diputado Santiago Cervera. Dio varias vueltas por el lugar, y tras dudar e intentar asegurarse que nadie le estaba observando, cogió el sobre en cuyo interior estaban supuestamente los 25.000 euros. Cogió el sobre, y se marchó precipitadamente hacia su vehículo, aparcado a pocos metros.

En ese lugar, la Guardia Civil se dirigió hacia él diciéndole:

– Agente: Esta usted detenido.
– S. Cervera: Ya
– Agente: ¿Sabe usted por qué?
-S. Cervera: Lo sé perfectamente.

Esta es la reproducción de esa primera conversación en el momento de la detención. Otra respuesta extraña a un caso extraño. Cervera confesó saber la razón de su detención.

“Se las razones y trabajaré para demostrarlo”

Pasadas las horas, anunció su dimisión, su renuncia al escaño y la retirada de la política. En todo momento defendió su inocencia. “Siempre he ido con la verdad por delante y he mantenido una integridad en mi actividad política“. En tono sereno, Cervera añadió: “No he cometido ningún delito, no he hecho ninguna amenaza ni he hecho ningún chantaje. Soy una víctima de este sucedido“. Y dijo por último: “Sé las razones por las cuales a mí se me ha escogido como víctima y trabajaré para demostrarlo”.

Esto es lo que estamos deseando saber. Esto es lo que también tiene que investigar la Guardia Civil y el juez porque, en este momento, hay razones para dudar como son el reconocimiento de la imprudencia, la dimisión inmediata (Si realmente estuviera convencido de la trampa, ¿dimitiría de forma tan urgente?), la reacción de su partido y de su grupo parlamentario prácticamente dejándolo caer, la ocultación de correos en un principio apareciendo horas mas tarde. Y sobre todo el hecho de no comunicar absolutamente a nadie que iba a recoger un sobre enviado por un supuesto anónimo. Es urgente que se conozcan unos hechos sombríos, los que conciernen al diputado, y en caso de inocencia, los que atañen supuestamente a Caja Navarra.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio