Menú Portada
El mayordomo

El estilo James Bond

Abril 11, 2010

Sus trajes Brioni, sus relojes Rolex, sus zapatos Church´s, sus camisas Turnbull & Asser etc. se han convertido en auténticos objetos de deseo.


Si ha habido un personaje cinematográfico al que la palabra elegancia vaya eternamente unida a él ese ha sido sin lugar a dudas el agente secreto más famoso de todos los tiempos: el agente 007. El interés que ha despertado el protagonista de las novelas de Ian Fleming no se ha limitado a los servicios que brindaba a Su Majestad sino también a todo lo que le ha rodeado.

Sus coches, sus chicas, su Martini con Vodka mezclado, no agitado, su reloj, sus gafas de sol etc han despertado un interés desorbitado en todas sus películas y ha condicionado los hábitos de compras de su infinita lista de seguidores. No obstante, ha sido su cuidado vestuario el que ha popularizado más, si cabe, las marcas que le han vestido.

Si el traje que vestía Cary Grant en “Atrapa a un Ladrón” ha dado la vuelta al mundo y se ha convertido en todo un objeto de estudio, la indumentaria que Bond ha lucido desde aquella primera película en 1962 ha marcado, e gran parte, el devenir de la elegancia masculina clásica.

Si repasamos las novelas de Ian Fleming podremos observar como el atuendo básico de James Bond consistía básicamente en un traje azul marino oscuro (la composición del tejido variaba según el lugar donde se narraba la historia), una camisa blanca de seda, una corbata negra, calcetines también azul marino, y zapatos negros.

A este conjunto básico, habría que sumarle, debido a las obligadas visitas del agente del Servicio secreto de inteligencia británico a los casinos de medio mundo, un sencillo esmoquin, una camisa blanca y una pajarita negra.

Si bien en la mayoría de las escenas Bond viste de forma formal, cuando se desprende de su traje opta también por un conjunto bastante básico. Unos pantalones azul oscuros, camisas de algodón Sea Island de Turnbull & Asser, blancas o azules oscuras, y zapatos de sport son suficientes para vestir en el tiempo libre.

Sus trajes

Los trajes de 007 han procedido en su mayoría de las sastrerías de Savile Row. Sin embargo, en las últimas apariciones de Pierce Brosnan fue ya la prestigiosa casa italiana Brioni la encargada de vestirle. Y si Brioni vistió a Pierce Brosnan, Tom Ford hace lo propio con Daniel Craig (en mi opinión el peor James Bond de todos los tiempos).

Como anécdota contar que en “Quantum of Solace”, Daniel Craig necesitó que Tom Ford le cosiera a medida hasta 40 trajes para poder rodar toda la película. A pesar de que últimamente Tom Ford sea el responsable de vestir al agente secreto, Brioni viste a la mayoría del resto de los protagonistas.

Los trajes los acompaña 007 con camisas blancas de la histórica camisería inglesa Turnbull&Asser. Y al cuello de éstas les anuda corbatas de la misma casa. La prestigiosa marca inglesa Dunhill ha sido la responsable de muchas de las chaquetas de sport del agente.

Sus zapatos

Los zapatos como no podía ser de otra forma provienen en la mayoría de los casos de las factorías de Northampton. Las casas Church´s y John Lobb son las escogidas para proteger los pies de nuestro agente en sus arriesgadas aventuras.

El clásico modelo Philip de Church´s fue el elegido por los asesores de imagen en la última aparición de James Bond en la gran pantalla. Pearce Brosnan lució en varias de sus películas el modelo de hebilla Presley de Churchs. Cuando se trata de jugarse el dinero y el honor en el casino prefiere acompañar su impoluto esmoquin con unos Lobb Luffield. Ya fuera del casino opta por los Lobb Romsey.

Su ropa de sport

Si como apuntamos, James Bond prefiere defender a la humanidad enfundado en la mayoría de ocasiones de traje, el agente del servicio secreto de inteligencia británico también disfruta de su tiempo libre y para ello prefiere últimamente vestir de sport.

Para estas ocasiones Bond se decanta por zapatillas de deporte de la marca Nike y Converse. Para sus polos y camisetas prefiere la marca Sunspel en colores azules oscuros y grises.

El mal logrado último Bond, Daniel Craig, se atreve hasta con unos vaqueros americanos; algo insólito en los primeros y más elegantes agentes secretos. En la película “Quatum of Solace”, Craig viste unos vaqueros blancos de la popular marca Levis. Concretamente se trata del modelo 306 Sta-prest; un modelo que está entre el clásico vaquero y unos chinos.

Los jerséis son, como no podía ser de otra manera, de cachemira y guardan en su interior la marca de la que seguramente sea la más deseada y también más cara casa de jerséis; la elitista casa escocesa Ballantyne. Es tan especial el tacto del cachemira de Ballantybe que Incluso varios de sus adversarios cubren también su torso con estos jerséis.

Sus chaquetas de cuero, otro clásico en el repertorio de Bond, pertenecen a la casa Angels & Bermans

Los complementos

Seguramente aquellos que sigan la saga de James Bond no tendrán problema en corroborar el dicho de que son los pequeños detalles los que marcan la diferencia.

El sombrero que ya lucía Sean Connery (para mí el mejor 007 de todos los tiempos) era un Tribly, concretamente un modelo Sandown de la centenaria casa inglesa Lock &Co. Aunque en sus películas de la sensación de ser gris es de color marrón oscuro.

Si hay un complemento que despierta un especial interés en las películas de 007, este es el reloj. Durante las dieciséis primeras películas, el reloj preferido por nuestro agente secreto fue el Rolex Submariner. Sin embargo, fue a partir de GoldenEye (1995) cuando Omega se hace con los derechos para vestir su muñeca. No son pocos los seguidores que después de cada película acudan a su relojería para hacerse con el Seamaster vestido por James Bond en sus aventuras.

A pesar de estar siempre rodeado de las marcas más exclusivas, Bond también sufre de ataques de humildad y en las seis películas comprendidas entre los años 1977 y 1985 optó por la marca Seiko para derrotar al mal.

Gemelos de plata de Dupont, maletas de Gucci, móviles de Sony y diferentes modelos de gafas de sol de Persol y de Tom Ford, completan los complementos preferidos de James Bond.

Aunque negar la mayor de que cada centímetro de tela de James Bond ha sido sometido a un estricto estudio por parte del departamento financiero de la productora se convierta en objetivo imposible, también hay que admitir que conforme visten los actores más laureados, James Bond representa para muchos de nosotros un soplo de aire fresco ante la ordinariez reinante.

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com