Menú Portada
Atando cabos

El espíritu de Nixon

Junio 16, 2013

Suele ocurrir. Pero en este caso está siendo evidente. Menuda segunda legislatura Obama. Alguien comentaba, “seis meses después, y Obama no hubiera repetido mandato“. En EE.UU. sigue muy presente el espíritu de Nixon. Es algo que se lleva muy a rajatabla. Y alguien perfectamente podrá escribir dentro de unos años que el primer presidente negro de la Historia (premiado con el Nobel de la Paz) se enfrentó al fantasma de Richard Nixon, aunque eligió seguir en la Casa Blanca.

La historia seguramente la conocen porque de ésta ya se hizo la película. Ellsberg es un doctor en Economía, veterano de Vietnam y antiguo analista del Pentágono que a finales de los sesenta trabaja para un “think tank” llamado Rand Corporation, la corporación Rand que aún hoy existe y que hacía trabajos de asesoramiento para las Fuerzas Armadas. Desde ese puesto, Ellsberg tiene acceso a documentos confidenciales del Ejército sobre la guerra de Vietnam, incluidas las comunicaciones entre el general al mando, Wetsmoreland, y el gobierno. Documentos confidenciales que, para que nadie tuviera dudas, llevaban estampado el célebre Top Secret, y en los que se revelaba que la posibilidad de ganar aquella guerra nunca fue muy alta y que los presidentes que la habían dirigido (Kennedy, Johnson, Nixon) siempre supieron que el número de bajas sería muy superior al que se admitía en público. Enfrentado, según cuenta él mismo, a la obligación moral que sentía de poner toda aquella información en conocimiento de la opinión pública -y aun sabiendo que sería procesado por ello- Daniel Ellsberg empezó a hacer fotocopias de aquellos papeles y se los hizo llegar al New York Times, que sabiendo también en lo que se metía -uso de material robado, daño a la seguridad de la nación, enemistad máxima de la Casa Blanca y acciones legales para secuestrar sus ediciones- tiró para adelante y lo difundió todo bajo el título “Los papeles del Pentágono”.

Fue entonces cuando Nixon, enfurecido -pese a que era Johnson quien peor parado salía- ordenó que empezara el contraataque: barra libre para encontrarle trapos sucios al topo, el soplón, el whistleblower. La misión ilegal le fue encargada a un tipo llamado Howard Hunt, que empezó asaltando la consulta del psicólogo de Ellsberg y con el tiempo asaltaría la oficina demócrata de un edificio de Washington llamado Watergate. El resto de aquel asunto ya saben cuál fue, dimisión incluida del presidente, cazado por espiar al adversario político, por obstruir la investigación y por mentir a los norteamericanos.

El resto de la historia Ellsberg incluye un juicio que el gobierno perdió por las irregularidades en que había incurrido la fiscalía y la consagración de este doctor en Economía como paradigma del héroe de la transparencia y la libertad de opinión, una figura muy admirada por una parte de la sociedad norteamericana y muy detestada por otra parte, que aun admitiendo que Johnson mintió mucho sobre Vietnam y que aquella guerra fue un desastre para América, nunca le han perdonado que traicionara su deber de confidencialidad: para una parte de la sociedad norteamericana, sigue siendo un radical, un extremista de izquierdas, un traidor a la patria.

El mayor escándalo de filtración en EEUU

Esta semana Ellsberg escribe en un artículo en The Guardian que la filtración que hizo la semana pasada Edward Snowden, este americano de 29 años, antiguo empleado de la CIA y de la Agencia Nacional de Seguridad que ahora trabajaba para una consultora, Booz Allen, es la revelación más importante que se ha producido en la historia de los Estados Unidos, incluyendo los papeles del Pentágono que filtró él mismo. El mayor escándalo, porque demuestra que, “aun no siendo Norteamérica un estado policial, cuenta con toda la infraestructura tecnológica y legislativa para convertirse precisamente en eso”. Desde que el New York Times publicó en el 71 los papeles del Pentágono hasta que trascendió a la opinión pública el nombre del filtrador pasaron dos semanas. Ellsberg se entregó a las autoridades en Boston y dijo estar preparado para todas las consecuencias.

Cuarenta y dos años después, el anonimato del filtrador, el soplón, de los programas secretos de la Agencia de Seguridad Nacional apenas ha durado cinco días. Edward Snowden ha confirmado que el filtrador es él, pero no como se hacía en el 71, presentándose en el juzgado para decir “es a mí a quien están buscando, sino a la manera en que se cuentan las cosas en el 2013, grabando una entrevista en vídeo con el diario al que pasó la información, The Guardian, para que fuera colgada en su página web. Grabándola en Hong Kong, China, donde confía el filtrador en quedar fuera del alcance de la justicia y el gobierno norteamericanos. Él dice que destapó el secreto por la misma razón que movió a Ellsberg, la repugnancia que le produjo saber en qué andaba el gobierno y lo engañada que estaba la opinión pública, solo que, a diferencia de Ellsberg, no tiene intención de afrontar, en su país, los cargos penales de que puedan acusarle. Al contrario, lo dejó todo atrás antes de dar este paso y se declara convencido de que jamás podrá volver a pisar suelo norteamericano. Veremos cómo termina la historia, pero de momento, Obama, el primer presidente negro de la historia EEUU, arrastra ya, ese estigma hasta el final de su mandato. 

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio