Menú Portada
Otras opiniones

El Escorpión (2ª parte)

Abril 18, 2010

El campo verde y florido, es absorbido por el tórrido desierto de arena. El escorpión se marcha con su veneno en el alma…así es el escorpión, me enloquece, me hechiza, me ama y se marcha.

Miro a través de los cristales, el día está gris, las nubes están llorando, los relámpagos inspiran dolor, la niebla impide ver más allá. Sin embargo yo lo veo todo claro, tan claro que el espesor de la niebla no ciega mis ojos.
Estoy tumbada en la cama, semidesnuda. Los recuerdos me oprimen el pecho, aún mantengo vivo ese veneno que surca mis venas, así como el agua que fluye a través de los ríos. El escorpión no está en mi casa, no está físicamente en mi cuerpo, no está en eljardín. El escorpión se ha ido. Sin embargo el fuego que emitió lo siento palpitando en mis sienes.

Mis manos acarician mi cuerpo, los rosados pezones despiertos, ¿qué fue de la saliva que los alimentaba? Al tiempo que las gotas caen, aflora mi deseo. Un deseo casi tan grande como el vacío que me mata. El tiempo no existe, tan sólo mis manos, mi cuerpo y mi mente que vuela buscando un objetivo.

Los jugos emanan entre mis piernas, fluidos que arden desde mi cavidad secreta buscando el exterior. Buscando un clímax que no deseo que llegue, qué contradicción. Pretendiendo alargar el camino, muy poco a poco…

¿Qué tipo de veneno me inyectó el escorpión?

Tan sólo dos segundos bastan para sentirlo en mi piel, en la sangre. No presté atención a los primeros síntomas, y si lo hice no quise evitarlo. Ahora es demasiado tarde. Un cocktail de ochenta toxinas que quizás nunca pueda enumerar. Y no hay suero antiescorpiónico que lo pare, que lo frene. Y dicen que los daños causados por su veneno en el corazón son irreversibles, no hay duda de ello.

Mi mano sigue su recorrido, acariciando con suavidad y desenfreno. Uno de mis dedos se introduce causándome un espasmo tras otro, en el espacio que dejó vacío el escorpión, su refugio. Allí vivía y se alimentaba. Pero hay espacios que siempre serán suyos.

Mis jadeos inundan la habitación, me estoy acercando al éxtasis a pasos agigantados, pero disfrutando y bebiendo cada segundo en sorbos de cristal. Cierro los ojos y mi imaginación va más allá. Me retuerzo entre las sábanas blancas y me quedo sin respiración por segundos. Mi mente está en blanco, tan sólo placer en cada uno de los poros de mi piel.

Fuera sigue lloviendo, dentro yo mojo mis sábanas. En algún lugar que no es fuera ni es dentro me recreo y me alimento de mi propia fantasía.

Esta noche cogeré mis cosas y saldré a buscarlo. Probablemente me estará esperando. Sin tiempos ni espacios.

Me mata, me envenena, me acecha…me espera, así es el escorpión.

Mary Lou

marylou@extraconfidencial.com