Menú Portada
Mi Tribuna

El ejemplo de “We can be heroes”

Abril 12, 2015

En plena batalla preelectoral, observando escenas cainitas, cuchillos que vuelan y políticos cínicos, no viene mal desintoxicar de tanto hastío repetido. Si alguna vez se dieran cuenta de lo poco que nos importa a los ciudadanos sus problemas internos y se centraran en cuestiones de verdadero valor, quizá podría cambiar la pésima percepción externa sobre su trabajo y la política podría ser una profesión reconocida por algo más que los casos de corrupción y abuso que nos invaden.

Estos días se ha presentado un proyecto maravilloso que sí está basado en ayudar a los demás. Un proyecto altruista centrado en humanizar todo el proceso que sufren las mujeres cuando tienen ante ellas el reto de superar un cáncer de mama. Ha nacido We can be heroes que, esencialmente, es un trabajo pensado en ofrecer soluciones durante el tratamiento de quimioterapia.

Paliar los efectos de quimioterapia

La mucositis es una inflamación de la mucosa del interior de la boca y la garganta que genera úlceras y llagas. Puede afectar hasta el 40% de las personas que se someten a quimioterapia, cuya única solución hasta el momento era chupar cubitos de hielo o helados (polos) de sabores. We can be heroes ha patentado un molde de hielo específico, a modo de chupa chups, que suaviza en cierto modo los efectos generados por la toxicidad del tratamiento. Toda la idea se ha generado en medio de la experiencia de una de sus impulsoras, Ana del Fraile, en la batalla que planteó contra el cáncer hace dos años. Apoyado por Mario Chimeno, ambos dieron forma a la plataforma que hoy ya se ha convertido en una cuestión sin fronteras dispuesta a llegar al mayor número de enfermas posibles.

We Can Be Heroes no solo es un chupa chups de hielo; es una filosofía para transformar un proceso duro en un planteamiento positivista que abarque todos los matices de esta enfermedad: desde disponer de una app para amenizar el tiempo de espera durante la quimioterapia, a consejos de belleza para enfermas e incluso conseguir la financiación que facilite disimular los efectos de la cirugía en la mama. Todas ellas, cuestiones que traspasan lo meramente físico y que también cuentan con un importante factor psicológico en las mujeres.

Una iniciativa que quiere llegar a mucha gente

La iniciativa necesita impulso. Pretende abarcar todo lo que generosamente pueda para que sean muchas las mujeres que disfruten de este ‘invento’ que no ha nacido en ninguna plataforma política, ni siquiera es una idea de nuestras autoridades sanitarias: We can be heroes surge desde la lucha personal por hacer del cáncer algo más llevadero. Así de simple y así de grandioso.

Esta historia es un ejemplo más de la importancia de simplificar las cosas. De pensar verdaderamente en los demás. De mirar hacia fuera. De ponerse en la piel de los más necesitados. Yo intento ser benevolente, pero en estos tiempos políticos me cuesta rescatar algún mensaje con un contenido positivo. Quiero decir, que estamos un poco cansados de ver a diario imágenes de políticos desfilando ante los juzgados porque supuestamente han cometido algún fraude o delito durante sus responsabilidades de gestión. Simplemente, a las puertas de unas elecciones solo escuchamos mensajes sobre pactos futuros, deslealtades o trasvases de un partido a otro como si fuera un simple cambio de cromos. ¿Qué podemos esperar si apenas un mes después de las votaciones en Andalucía los egoísmos de partido, el que sea, marcan la pauta de lo que debería ser un planteamiento de futuro para los andaluces?

No quiero despegarme de We Can He Heroes, de su espíritu y todo lo que impregna una iniciativa particular que busca ayuda para llegar a mucha gente. Si alguno de los aludidos interpreta que merece la pena acercarse a ellos, estará dando un paso de gigante hacia lo que realmente nos interesa a los ‘normales’. No sé si forma parte de su código, pero podrían intentarlo.

 
Félix-Ángel Carreras Álvarez
Director Tribuna Valladolid