Menú Portada
¡Qué fuerte!

El desorbitado mercado de fichajes

Septiembre 5, 2013

Estupefacta estoy desde el día que me enteré de que el Real Madrid iba a comprar a un jugador llamado Bale por casi 100 millones de euros. Y así ha sido. Fichado está y en la presentación se atrevió a decir que hubiera venido al Madrid incluso por un céntimo. Una desfachatez y un gesto hipócrita por parte del jugador y también del club blanco. Estamos de acuerdo en que el Real Madrid es una entidad privada que puede hacer con su dinero lo que quiera pero, teniendo en cuenta la situación que está viviendo España, es un poco insultante la cantidad desorbitada de dinero que se ha gastado en este señor que da patadas a un balón. Incluso los periódicos extranjeros se han percatado del asunto y tildan de “perverso” este fichaje teniendo en cuenta la situación económica de España. Como ciudadana me indignan este tipo de fichajes; Bale, Ronaldo, Messi o Neymar. El fútbol da dinero y espectáculo, es cierto pero, ¿de verdad valen tanto estos señores que corren tras un balón con el objetivo de encajarlo en una portería? Sinceramente, no lo creo. Además, incluso me parece una tomadura de pelo. ¿O no lo es que una empresa compre algo por una cantidad ingente de dinero y luego no pague a Hacienda lo que debe? Para mí lo es y debería serlo también para cualquier ciudadano con un mínimo de lógica. 

Messi y la Agencia Tributaria

Me indigna saber lo que se gastan en fichajes y luego enterarme de que deben miles de millones de euros. Parece ser que, en este caso, Hacienda no somos todos, o somos todos menos los clubes de fútbol. Y ya no sólo los equipos se las ingenian para no pagar al fisco sino también los jugadores, como Messi que, junto a su padre, están acusados presuntamente de un delito de fraude a la Agencia Tributaria en las declaraciones del IRPF entre los años 2007 y 2009. 4,1 millones de euros consideraba la Fiscalía que habían defraudado a Hacienda. Pues parece ser que, ante el escándalo, el posible delito y su consecuente castigo, el padre y el futbolista argentino ingresaron el mes pasado exactamente 5.016.542,27 euros en el Juzgado de Instrucción número 3 de Gavà en el que se sigue el procedimiento penal. Le han visto las orejas al lobo, les han pillado y, antes de que la sangre llegue al río, han pagado lo que debían más los intereses, evitando así una condena mayor, ya que la actual normativa establece rebajas en las peticiones de prisión y multa si el acusado reconoce y paga la deuda. ¡Vaya con Messi! Pensó que los españoles éramos tontos y no nos íbamos a enterar de su estafa, o quizás se le haya subido a la cabeza lo de ser el mejor futbolista del mundo y se haya creído intocable.

Sea como sea, no puedo evitar pensar en la cantidad de cosas productivas que podrían hacerse con todo este dinero del que estamos hablando: tanto el que deben a Hacienda como el que pagan por los fichajes, y se me saltan hasta las lágrimas: invertirlo en ciencia, tecnología, investigación, desarrollo, pobreza, empleo, etc. Pero no, lo gastamos en goles. Por cierto, a ver si al final de temporada nos acordamos de hacer cuentas y calculamos, según los goles que haya marcado Bale, a cuánto nos ha salido cada gol.

 
Rosana Güiza Alcaide