Menú Portada
Atando cabos

El desgaste del Gobierno se traduce en 5 puntos, pero el PP sigue ganando

Mayo 6, 2012

Con la resaca tras el resultado de las elecciones en Francia cabe hacer el experimento de preguntarse qué ocurría en España si hoy hubiera elecciones generales. Y la respuesta la tenemos en la única y más reciente encuesta que se ha realizado tras los resultados de las elecciones en Andalucía y Asturias. Atención. Es una encuesta interna del PSOE. Realizada y encargada por el aparato de Ferraz. Elaborada precisamente al extrapolar a comicios generales los resultados de esas dos comunidades donde el PSOE obtuvo unos resultados positivos. Pues bien, el resultado es que el PP seguiría ganando por casi 9 puntos porcentuales al PSOE. Perdería 5 puntos. Casi el mismo resultado que daban la mayoría de las encuestas en vísperas de las elecciones, aunque eso sí, siete puntos menos que el resultado real que se produjo el 20N. Hay dos maneras de verlo. El Gobierno del PP a pesar de los recortes sigue sacando una diferencia importante a su inmediato seguidor. O el Gobierno, en sus primeros tres meses, ya se ha dejado en el camino casi el 40% del apoyo.

Todo es prematuro porque no hay elecciones a la vista, pero una encuesta en un momento de desgaste también es significativa. Teniendo en cuenta que la mayoría de las medidas aprobadas por el Ejecutivo son durísimas para el bolsillo del ciudadano. Teniendo en cuenta que los mercados siguen castigando. Y teniendo en cuenta que el desempleo tampoco da tregua, se puede decir que el Gobierno está en su peor momento, a pesar de llevar tan sólo tres meses en Moncloa. La propia hoja de ruta de Mariano Rajoy así lo establece: “todo lo peor hay que hacerlo al comienzo“. Y en esa tesis se mantiene el PP. Consideran que el mayor desgaste viene ahora, y que la evolución positiva de los datos económicos le devolverá la confianza ahora perdida.

El PP baja en intención de voto, pero el PSOE apenas sube

En esta encuesta, elaborada por el PSOE, los casi 16 puntos de ventaja que obtuvo el PP en las elecciones generales del 20 de noviembre se verían reducidos hoy por hoy a 9 puntos, lo que haría peligrar la mayoría absoluta de la que goza actualmente el grupo popular en el Congreso. Así, el estudio calcula que el PP tendría ahora una intención de voto del 39,8 por ciento, casi 5 puntos menos que el 20N, mientras que el PSOE rondaría el 31 por ciento, lo que supone un incremento de 2 puntos. Es decir, el desgaste del Gobierno sólo se traduce en una subida de 2 puntos para el PSOE. El PP baja en intención de voto, pero el PSOE apenas sube.

Para elaborar este informe los socialistas han partido de los resultados en los comicios de marzo en Andalucía y Asturias, y los han comparado con los de las generales del 20N y los de las municipales de mayo del año pasado. Y concluyen que en Andalucía el PSOE tocó fondo en las municipales de hace un año con un 32 por ciento de los votos y, desde entonces, la curva es ascendente: un 36 por ciento de los votos el 20N y rozó el 40 por ciento en las autonómicas de marzo. Mientras tanto, el PP ha perdido 8 puntos de ventaja en Andalucía en sólo cuatro meses, entre el 20N y el 25M, habida cuenta de que en las generales consiguió 9 puntos de ventaja y en las autonómicas poco más de un punto.

Los que fueron partidarios de Chacón, aún lo siguen siendo

Una lectura positiva, sin duda, la que hace el PSOE, pero sin tener quizá demasiado en cuenta que el resultado del PP en Andalucía. Sin tener en cuenta que la abstención en Andalucía se produjo principalmente en las capitales de provincia y en los feudos donde el voto popular es mayoritario. Y sin tener en cuenta que la gente no vota lo mismo en autonómicas que en generales. En cualquier caso, la victoria por primera vez en Andalucía del PP también le llevaría a Rajoy a una nueva mayoría, en caso de que se repitieran los resultados.

Extrapolar siempre es peligroso, y hablar de encuestas sólo sirve para observar las tendencias. Pero lo llamativo es que una encuesta interna del PSOE refleje el evidente desgaste del Gobierno, pero no apruebe la gestión de la oposición. El principal partido de la oposición sigue arrastrando la división interna con la que salió tras el Congreso Federal de Sevilla. La línea de oposición marcada por Alfredo Pérez Rubalcaba aún está lejos de consolidarse. Y los que fueron partidarios de Carmen Chacón, aún lo siguen siendo.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio