Menú Portada
El mayordomo

El Derby; el resurgir del zapato clásico

Noviembre 20, 2011

Tras la lectura de este artículo sabremos cuáles son sus notas diferenciadoras, cuándo vestirlo y cómo combinarlo


Una vez contemos en nuestro armario con un variado número de modelos Oxfords es el momento de completarlo con otros zapatos menos formales pero no por ello menos necesarios. 

La variedad de tipos de Oxfords que encontramos en el mercado permite escoger desde el clásico negro plain hasta un semi-brogue o un full-brogue de gran belleza. Si bien es cierto que el Oxford es seguramente el zapato que mejor permite introducir colores próximos al vino o al coñac, el modelo Derby es la alternativa idónea y el complemento perfecto del caballero más actual. 

Su Historia 

El modelo de zapato inglés Derby es también conocido como blucher en Estados Unidos. Su nombre se le debe al general prusiano Gebhard Leberecht von Blücher. En su enfrentamiento con las tropas de Napoleón decidió que sus soldados necesitaban de un calzado de mejor calidad. Para todos ellos ordenó que se les confeccionasen un tipo de botas donde las palas laterales estuvieran cosidas en el exterior del zapato. Este tipo de bota fue adoptada por la gran mayoría de los ejércitos de Europa y también, con el paso de los años, se posicionó como el calzado de moda de las actividades cinegéticas. 

Siguieron pasando los años y este zapato terminó bajando del campo a la ciudad para verse hoy acompañando tanto a las conjuntos de chaqueta como a los de sport. 

Aunque las principales casas zapateras se están centrando en sacar al mercado modelos Oxford cada día más estilosos y atractivos y han olvidado un poco al clásico blucher, el Derby puede imprimir un toque diferencial a todo atuendo que con él se haga acompañar. 

Su nota diferenciadora: sus orejas 

El modelo Derby, al contrario del Oxford, se caracteriza por contar con sus orejas laterales cosidas sobre las palas, o lo que es lo mismo por contar con costura inglesa en vez de prusiana. La lengüeta en este caso se extiende desde el comienzo de la parte que cubre los dedos hasta el final del empeine. Es la propia forma como están construidas la que hace que normalmente sea más cómodo que el Oxford. 

Al igual que en el caso de los Oxford, según el grado de adornos, los Derby recibirán diferentes nombres. Si carecen de éstos se denominarán plantip blucher; si cuenta con puntera se estará ante unos toecap bluchers, si llevan una puntera vega recibirán el nombre de long wing blucher etc. 

La cantidad de adornos y perforaciones, al igual que ocurría con los Oxfords, establecerá su grado de formalidad. Así pues, los caballeros que cuenten con un Derby con perforaciones marcadas lo deberían destinar a un uso exclusivamente rural. 

El modelo Derby es ideal para los caballeros de pie ancho y de empeine elevado. Además al ser un modelo abierto el proceso de meterlo en el pie resulta más fácil. 

Cuándo vestirlos 

Los Derby a pesar de su desuso actual es un modelo que está resurgiendo en la vestimenta de esos señores que se pueden permitir poseer varios pares de zapatos en su armario. Su ausencia en los últimos años ha sido debida principalmente a que las principales casas zapateras se han centrado en el diseño de nuevos Oxfords pero han dejado de lado la evolución de otros modelos como el Derby. 

Los Derby, por la manera en que están cosidos, son menos formales que los Oxford. Por ello, no serán aptos para ocasiones muy formales. Sin embargo, se podrán lucir, muy acertadamente, con chaquetas de tweed e incluso con trajes de lino pero nunca se deberán vestir, por ejemplo, con un chaqué o en ocasiones muy elegantes. 

Este modelo resulta hoy perfectamente válido para vestirse tanto con traje como de sport. Si lo queremos vestir con traje es importante no olvidar que es un zapato de sport y que no es apto ni para ocasiones serias ni para actos formales como bodas. 

Por el contrario, sí es perfecto para acompañar a nuestro traje en el día a día de la oficina y además lo hará de una manera muy estilosa y especial. Este modelo se puede encontrar tanto en color negro como en otros cercanos al vino o al marrón. La elección de uno u otro color dependerá del color de traje con el que lo vayamos a vestir así como la formalidad del lugar al que vayamos a acudir. 

El modelo Budapest y László Vass 

Es importante una mención especial al blucher por excelencia, el modelo Budapest. Este modelo, imprescindible en el armario de cualquier amante de la zapatería, se caracteriza por su puntera elevada en forma de medio corazón. Los amantes de los zapatos más exquisitos no tendrán inconveniente en desplazarse hasta la misma Hungría para hacerse con uno de estos modelos realizados por quien es considerado uno de los mejores zapateros del mundo: László Vass. 

Sea con un Vass full-brogue o con un blucher semi-brogue, lo importante es incorporar la vestimenta de este clásico a nuestro día a día y de esta manera introducir una nota diferenciadora y estilosa a nuestro atuendo. 

Jeeves 

elmayordomo@extraconfidencial.com