Menú Portada
¡Qué fuerte!

El cruel deambular hacia la muerte de Muaz

Febrero 6, 2015

Muaz ha sido quemado vivo. Con su mono naranja, entre rejas y vigilado por decenas de terroristas encapuchados, Muaz no tenía escapatoria. Como si fuera un animal peligroso, metido en una jaula, observado por sus captores, armados hasta los dientes por si la presa escapaba. Justo todo lo contrario a la realidad: el bueno preso y los malos libres, el bueno enjaulado y los malos al aire. Una sin razón. Los asesinos miran, controlan, vigilan como si el pobre hombre tuviera opción alguna a librarse de su fatídico destino. Entre polvo, tierra y escombros, con decenas de ojos clavados en él, un alma perdida y un cuerpo que en breve dejará de serlo para convertirse en cenizas, deambula hacia la muerte. ¡Cuánta crueldad! Llega el momento y Muaz arde ante la mirada satisfecha de sus verdugos, en nombre de Alá. Igual que murieron el resto de occidentales decapitados, con sus monos naranjas, esta vez la parafernalia, el teatro y el montaje ha sido espeluznante. Parece de película, irreal, de ciencia ficción.

He intentado ver el video totalmente pero no puedo. En cuanto las llamas inician el camino hacia la jaula tengo que parar. Es cruel, inhumano y humillante. Es una locura. Pongo especial atención en la cara de Muaz y le veo perdido, asustado, mirando a no sé dónde. Me pregunto qué pasará por su cabeza en ese momento. Seguramente nada. Seguramente tenga tanto miedo que se le vengan a la mente cosas absurdas o no piense o se acuerde de su familia o se pregunte por qué. Levanta la cabeza y mira al cielo, como clamando piedad a ese Dios, el mismo en nombre del cual le van a matar. Increíble, ¿verdad? Mientras unos matan en nombre de Alá, los que van a ser asesinados le piden a ese mismo Alá que le deje vivir.

Una minoría se está riendo de una mayoría

Y así uno detrás de otro. Da igual que sea europeo, americano o japonés. Desafían al mundo entero sin miedo. Una minoría se esta riendo de una mayoría que no se a qué espera para acabar de una vez con estos asesinos. ¿El mundo entero, la comunidad internacional entera no puede con estos locos? Seguramente no sea políticamente correcto entrar a matar sin piedad, aniquilar, destruir, eliminar sin miramientos a estos desalmados que están desafiando a la humanidad. Son la peor amenaza contra el ser humano de este siglo y les estamos dejando que acaben con nosotros. ¿No está bien entrar en una guerra abierta?, ¿se manifestarían los actores de la ceja mañana en la gala de los Goya contra la guerra que generaría la erradicación del yihadismo? Pues, sinceramente, me da igual. Y si por querer que se acabe con estos desgraciados soy inhumana, indigna o mala, pues lo siento mucho, pero soy así y quiero que la comunidad internacional se una y acabe con este terrorismo infame, cruel y brutal, a la vez que cobarde, para que así no tengamos que volver a presenciar vídeos tan crueles y salvajes como el de Muaz.

Rosana Güiza

rosana@rosaaguiza.com