Menú Portada
Atando cabos

El clavo ardiendo de Rubalcaba

Julio 28, 2011

El candidato socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, está contento. Ya “solo” está a siete puntos del PP. El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas, CIS, otorga esa diferencia entre ambas formaciones y rápidamente las terminales de Ferraz y el propio candidato a través de Twitter, se apresuraron a decir una frase que les gusta y que escucharemos muy a menudo hasta que comience la campaña: “hay partido”. En realidad esa frase, esa reflexión fue la que utilizaron los más allegados a Rubalcaba cuando vieron la posibilidad de que la ministra de Defensa, Carmen Chacón, se presentaran a las primarias. Entonces no paraban de repetir que con Chacón de candidata la derrota era segura, pero con Rubalcaba “había partido”. Y parte de razón podían tener desde el momento en que el rival que prefería Mariano Rajoy era la ministra de Defensa y no el “correoso” Rubalcaba. Pero la realidad de un candidato que, quieran o no en el PSOE, está hipotecado por José Luis Rodríguez Zapatero, es la de obtener una derrota dulce. Se conforma, de momento, con estar a siete puntos del PP. Se agarra el PSOE al clavo ardiendo de un CIS que cuando en el mes de mayo otorgaba una diferencia de diez puntos era en realidad “solo una encuesta” que dibujaba “simplemente tendencias”.

Al PP le toca despertar

La pequeña y probablemente ficticia inyección de moral que otorga la encuesta al PSOE servirá al menos para que la batalla política no se reduzca a que unos se empeñen en no observar la nefasta realidad de la gestión del Gobierno, y otros a ver simplemente pasar el cadáver del enemigo. Esta última estrategia del PP originará que la diferencia en intención de voto se acorte conforme se acerquen los comicios. A los populares sólo les queda reaccionar. Pero a la vista también de estos últimos datos del CIS, la gran duda y decisión de Zapatero y Rubalcaba sigue siendo mucho más complicada. ¿Es mejor agotar la legislatura y celebrar elecciones en marzo para que el candidato Rubalcaba siga acortando distancia? ¿O en realidad todo será peor después conforme pasen los meses, la situación económica no mejore, y lo Presupuestos Generales del Estado no se puedan aprobar? En ello están y en ello continúan Zapatero y Rubalcaba, Rubalcaba y Zapatero, haciendo cálculos sin saber realmente si acertarán.

Rubalcaba vs Griñan

Si al PP le toca reaccionar, a Rubalcaba le toca remar, y mucho. La mayoría dentro del PSOE ha interiorizado incluso que el “sacrificio” del nuevo candidato consiste en no dejar caer al PSOE en un abismo insalvable en muchos años. Y que el objetivo, en realidad, es superar el resultado de 125 diputados que obtuvo Joaquín Almunia en el año 2000 y no dejar que el PP obtenga mayoría absoluta. Pero Rubalcaba sabe que si existe alguna, aunque remota, posibilidad de salvar los muebles, esa posibilidad se llama Andalucía. El empeño de Rubalcaba consiste en convencer al Presidente de la Junta de Andalucía y candidato socialista en esa comunidad, José Antonio Griñán, para que sean cuando sean los comicios generales siempre coincidan con las andaluzas. En los últimos años esto siempre ha sido así. Pero ahora a Griñán ya lo interesa tanto esta coincidencia. Antes, siempre, Andalucía se aprovechaba del supuesto tirón del PSOE en el resto de España. Ahora es el PSOE en el resto de España el que quiere aprovechar el tirón del voto socialista andaluz. Es la comunidad, junto con Cataluña, que más diputados y senadores aporta a la Cortes Generales. Y siempre gran parte del resultado general ha dependido del resultado en Andalucía. Veremos, pero a Rubalcaba se le abre otro frente con su “compañero” Griñán, quien por cierto, apoyó en su momento de forma explícita a Carmen Chacón como hipotética candidata frente a Rubalcaba.

Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio