Menú Portada
El mayordomo

El cinturón: el complemento perfecto para llenar de color y estilo nuestro conjunto de sport

Marzo 20, 2011

Es el accesorio idóneo para imprimir el carácter y la personalidad de su dueño al atuendo casual


Acabamos de entrar en la que para muchos es su estación preferida del año: la primavera. La primavera llena de color y vida los parques de las ciudades españolas y alegra ese carácter que el invierno se encargó de agriar de muchos caballeros. 

Hace ya varios capítulos hablábamos de la importancia de vestir acorde a cada época del año. Por ello, si en otoño y en invierno hacíamos acompañar a nuestros pantalones vaqueros y chinos de cinturones oscuros, ahora es el momento de optar por aquellos de colores vivos y alegres. 

Desde estas páginas siempre hemos mantenido, y lo seguimos haciendo, la conveniencia de huir del cinturón cuando se vista de traje. El cinturón además de partir en dos mitades claramente diferenciadas el cuerpo del caballero quita fluidez a todo el conjunto. Por ello, resulta conveniente sustituir a éste por tirantes o en su defecto por unas discretas pletinas. 

Sin embargo, esta recomendación cambia radicalmente cuando colgamos el traje en el armario y sacamos de él nuestros pantalones de sport preferidos. Es, definitivamente, cuando se viste de sport cuando el cinturón cobra todo su protagonismo. 

Cuando vestimos de sport ninguna de las prendas que acompañan a nuestro atuendo guardan relación entre sí. Si el traje está formado por una chaqueta y un pantalón del mismo color y tejido, el conjunto de sport se caracteriza por el contraste de colores y de materiales, no siendo nada elegante optar por un pantalón y una camisa de igual color. 

Cuando se viste de sport lo más frecuente resulta combinar un pantalón de un color con un jersey de otro y una camisa de un tercero. Lo mismo ocurre en lo referente a los tipos de diseños. Si bien el pantalón suele ser liso, es muy probable que la camisa contenga líneas o cuadros y que el jersey lo haga también con algún dibujo o diseño. 

Por todo ello, la vestimenta de un cinturón con un atuendo de sport no produce contraste alguno con el resto de las prendas y por lo tanto no perjudica, sino que favorece, el resultado final. Igualmente, los pantalones de sport, al contrario de lo que ocurre con los de traje, se visten en la cadera y no en la cintura como en aquellos. Esto unido a un corte muy diferente hace que los pantalones de sport no tengan por qué caerse de vestir cinturón y no tirantes. 

Cuando vestimos de sport intentamos buscar combinaciones que aporten contraste no solo de colores sino también de diseños, siendo las posibilidades mucho más flexibles que cuando vestimos de traje. 

Y por todo esto el cinturón se antoja como el complemento perfecto para dar un toque de estilo a todo el conjunto. El cinturón se sitúa en el límite entre el pantalón y la camisa y podemos utilizarlo para hacer la transición lo más sutil posible o por el contrario para buscar que sea el propio cinturón el protagonista de todo el conjunto. 

La variedad de modelos es enorme y será la elección del resto de las prendas del conjunto la que determine que cinturón vestir. Si se va a escoger, por ejemplo, una blazer con un pantalón de franela parece lógico que dicho conjunto se acompañe de un cinturón algo formal. Sin embargo, conforme se vaya bajando el grado de formalidad de los diferentes atuendos, lo más indicado será hacer lo propio con el de los cinturones. 

Si se viste un jersey con un pantalón juvenil de pana seguro que un elegante cinturón de piel trenzado combinará mejor que el clásico cinturón de piel lisa negro o marrón. Igualmente, aquellos caballeros que quieran imprimir un look de lo más informal a su atuendo podrán incorporar cinturones de loneta con franjas de diferentes colores. 

Estos cinturones de franjas de colores cuyos colores resaltan sobre el pantalón resultan francamente estiloso para acompañar a unos vaqueros. Igualmente, los cinturones trenzados de colores vivos son particularmente bienvenidos en esta época del año. 

Jugando con el cinturón y los zapatos se marcará el mayor o menor grado de formalidad del conjunto. Por ello, ambas prendas deben guardar cierta relación en el nivel de seriedad. Si, por ejemplo, se escogen unas zapatillas de diseño con seguridad un cinturón ancho y una hebilla de mayor tamaño será más indicado que un cinturón trenzado de piel. Este look resulta particularmente interesante con una camiseta también de diseño. 

Si por el contrario se escogen unos vaqueros con unos zapatos más formales, como puede ser un modelo full brogue de piel vuelta, una camisa y un cinturón trenzado darán un aspecto más uniforme. 

La hebilla de los cinturones se convierte en una pieza clave a la hora de escoger un cinturón u otro. Así es importante recordar que los cinturones con maxi hebillas o aquellos otros con grandes iniciales no siempre aportan los resultados deseados. 

Nuevamente, será el grado de seriedad del conjunto final el que marque la idoneidad de un tipo de hebilla u otra. Una hebilla mal escogida por su tamaño o por ser muy llamativa arruinará con seguridad el resto del conjunto. 

En definitiva, si la vestimenta de un cinturón con un conjunto de sport es algo obligatorio, también lo es prestar atención a las prendas que con él se van a vestir para conseguir un conjunto lo más uniforme posible. Valiéndonos de un bonito cinturón podremos resaltar todo el conjunto e incluso disimular un pantalón de mediana calidad. 

Jeeves 

elmayordomo@extraconfidencial.com

Síguenos en http://www.facebook.com/home.php#!/profile.php?id=100001919406282