Menú Portada
Atando cabos

El candidato es el “abuelo cebolleta”

Octubre 19, 2011

Desde hace algún tiempo el PSOE ya no piensa en el 20N sino en el 21N. En la próxima estrategia, en el próximo líder, en el próximo partido. Todo dependerá del resultado electoral, pero la “esperanza blanca” de Alfredo Pérez Rubalcaba, según nos comentaba un miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE, “se ha desinflado y todavía no sabemos realmente por qué”. En realidad ni el propio candidato alcanza a comprender cómo es posible que siendo Vicepresidente, Ministro y Portavoz del Gobierno tenía más fuerza que ahora. La popularidad en las encuestas era mejor desde el Gobierno que desde el momento en que se convierte en candidato. Son “esas cosas” que pasan en la política. Es como si se hubiera “desinflado por arte de magia”. Quizá sea la nueva forma de vender su imagen, o el lastre de haber estado en un Gobierno y proclamar ahora lo que debería hacer el Gobierno, o simplemente la forma en la que se mira ahora a un candidato muy conocido.

Lo llamativo es que los propios cálculos de un político audaz y con trayectoria son desbaratados de la noche a la mañana. Algunos miembros de su partido se atreven a decir que el propio Alfredo Pérez Rubalcaba ya se ha arrepentido de la decisión de presentarse a los comicios generales. Que sus cálculos no eran estos. Y que haberlo sabido lo hubiera hecho justo al revés. Le hubiera dejado paso a otro candidato o candidata como Carmen Chacón, y él poder tener la posibilidad de remendar la derrota electoral presentándose al Congreso del partido.  

Las luchas internas en el PSOE no han cesado. Ahora son soterradas. Y comienza a vislumbrase dos facciones. Los partidarios de apoyarse en la vieja guardia y los que piden una renovación integral. El actual candidato ya ha optado por la primera de las facciones, entre otras cosas por que Rubalcaba forma parte de la vieja guardia. 

Ya sólo queda Felipe

Hasta tal punto están teniendo influencia el ex presidente del Gobierno Felipe González en la precampaña electoral que ya hay algunos que ironizan con la idea de que el sucesor de Rubalcaba es Felipe. “Ahora resulta- nos confesaba un antiguo miembro de la dirección socialista- que “el abuelo cebolleta es la salvación”. Lo de “abuelo cebolleta se le escapó a una dirigente del PSOE durante la ultima Conferencia Política que celebró el partido. Fue aclamado, muy aplaudido, más aún que el propio candidato. Y entre los gritos y aplausos, un micrófono “indiscreto” recogió las palabras de una dirigente muy cercana a Rubalcaba diciendo: “mira con el abuelo cebolleta”. Pues el ex presidente del Gobierno se ha convertido casi el único protagonista de la campaña socialista. Que Rubalcaba necesite de González es algo que ya comenzó a quedar evidente en el inicio de esa Conferencia Política, pero ha pasado a ser casi el que marca la agenda. La estrategia socialista pasa por trasladar la idea de que Rubalcaba es como González. O lo que es lo mismo, intentar que se olvide que el ahora candidato tuvo algo que ver con José Luis Rodríguez Zapatero. Buscar, remover, recordar y situar en primera línea las raíces del socialismo de González. El problema es que generalmente se prefiere antes el original que a la copia. Y en este caso el original es Felipe González y el que se presenta a las elecciones es Rubalcaba.  
 
Juan de Dios Colmenero es Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero Radio