Menú Portada
El mayordomo

El Bochorno de la Pasarela Cibeles

Septiembre 25, 2011

Si los diseñadores españoles quieren pasear el sin sentido de sus colecciones por la Pasarela Cibeles que lo hagan pero no con dinero público


Como en años anteriores la Pasarela Cibeles o como internacionalmente se quiere dar a conocer la “Cibeles Madrid Fashion Week” volvió a hacer su puesta en escena este Septiembre con propuestas más que discutibles; al menos si nos atenemos al concepto de elegancia y estilo que desde aquí siempre se ha defendido. 

Si bien hay que reconocer que pudimos observar conjuntos de señoras verdaderamente elegantes y especiales, en lo que se refiere al caballero todavía nuestros diseñadores tienen un largo camino que recorrer. No volveremos a insistir en el absurdo del concepto que de elegancia tienen nuestros diseñadores ya que el propio tiempo y el olvido borran fácilmente de nuestra memoria sus colecciones al igual que hacen con todo aquello que no deja huella en su camino. Qué razón tenía Oscar Wilde cuando dijo que “nada es tan peligroso como ser demasiado moderno. Corre uno el riesgo de quedarse súbitamente anticuado”. 

Si el año pasado ya apuntábamos en esta columna que los diseñadores españoles se estaban ganando a pulso el mayor de los anonimatos internacionales, tras ver su puesta en escena en esta 54 edición de la Pasarela Cibeles no parece que el número de estos años de desconocimiento vaya a disminuir. No obstante, también hay que admitir que sus colegas extranjeros más reputados tampoco sorprenden ya a nadie positivamente con sus más que cuestionables colecciones. Sin embargo, la fama que preside a estos últimos les permite ahondar en conceptos donde los nuestros no hacen otra cosa que naufragar. 

El hecho de que la Pasarela Cibeles no tenga repercusión alguna en el sector a nivel internacional es preocupante pero el que cada día la tenga menos dentro de nuestras fronteras debería hacer plantearse a la administración hasta qué punto hay que apoyar un sector que no tiene futuro alguno. 

Es más que comprensible que la administración francesa e italiana apoyen al sector de la moda por los réditos económicos que aporta a las arcas de sus respectivos Estados pero, sin embargo, carece de sentido hacerlo en un país que como el nuestro no se entera ni de cuando se celebra su pasarela más famosa. Y eso por no hablar de los asistentes y de los medios congregados quienes hablaban todos ellos un perfecto español. 

Aunque los que hoy estamos leyendo estas líneas apenas hayamos seguido la Cibeles Madrid Fashion Week, de hacerlo cualquier caballero con un mínimo de gusto y concepto del ridículo nunca gastaría su tiempo en intentar entender dónde está lo moderno, estiloso o glamuroso de lo que se ve en Cibeles. 

Aunque no hay espacio suficiente para repasar las creaciones de todos los diseñadores españoles en esta nueva Cibeles Madrid Fashion Week (que, por cierto, si tenemos en cuenta el número de nombres extranjeros que han presentado aquí su colección mejor sería llamarla simplemente “La semana de la moda española”) sí repasaremos algunos looks

A Esther Lebrato, por ejemplo, le aconsejaríamos que paseara ataviada con ese conjunto de corazones y piezas del tetris; todo ello adornado con una careta y lo que parece ser una lechuga por sombrero. Seguramente las reacciones de los transeúntes le dirían lo acertado o no de ese conjunto. 

Jose Matteos no sabemos si lo que nos quería presentar era su nueva colección de baño, de ropa interior o de algún experimento que no hemos sabido captar. Sea de una forma u otra lo que parece claro es que en ninguna de las anteriores categorías alguien es su sano juicio vestiría esa especie de atuendo de luchador romano con calcetines ejecutivos. 

Las prendas que, en el mejor de los casos, parecen ser conjuntos de baños se repitieron varias veces en esta edición de Cibeles. Así, Roberto López Etxeberría no quiso quedarse atrás de su colega Matteos y nos presentó lo que parecer ser el primer trikini de hombre que yo he podido contemplar; aunque esta vez al menos no es acompañado por unos calcetines ejecutivos. 

Ana Locking, al igual que hizo el año pasado, nos sorprendió con lo que parece ser el concepto del tapizado llevado a la ropa de caballero. Si incluso en un vulgar cojín este estampado es excesivo, imaginemos de lo que es capaz de representar en cualquier conjunto de calle. Y decimos imaginemos porque gracias al sentido romún todavía no conozco a nadie que se haya cruzado con un caballero vistiendo semejante indumentaria. 

Si el año pasado David Delfin y Bimba Bosé nos dejaban atónitos con esos conjuntos de colores chillones, este año el diseñador no ha tenido tampoco intención alguna de pasar desapercibido y ha vuelto a llenar su ropa de cuantos colores tenía disponibles. Siempre hemos apuntado la conveniencia de vestir conforme a cada estación del año intentado en la época de la primavera y verano vestir colores más alegres. Y aunque la colección de esta pasada semana era la de primavera-verano de 2012, la puesta en escena multicolor de David Delfín seguro que sería mejor recibida, por más acorde, con el look de los entrañables Gaby, Fofó, Fofito, Miliki y Milikito

El año pasado tras el artículo publicado en esta columna acerca de esta pasarela, uno de los diseñadores que allí desfiló su colección nos hizo llegar un mail donde nos acusaba de falta de sensibilidad para entender el concepto de moda y más concretamente las colecciones allí mostradas. 

Si efectivamente para poder alabar lo que nuevamente hemos presenciado en la Pasarela Cibeles debemos poseer esa sensibilidad que al parecer solo tienen los críticos de moda más cool, preferimos mantenernos, como también hace la inmensa mayoría de la crítica internacional, totalmente al margen de la moda española. 

Si esta 54 edición de la Pasarela Cibeles pasará a la historia por algo, no será precisamente por los conjuntos mostrados en un desfile huérfano del gran Jesús del Pozo quien sí supo la importancia de buscar la feminidad de la mujer con sus creaciones y tejidos sin necesidad de caer en lo ridículo o vestir de arlequines a sus modelos. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com

Síguenos en http://twitter.com/#!/JeevesEM