Menú Portada
El mayordomo

El armario del 2011

Septiembre 5, 2010

Aunque todavía nos queden varias semanas de intenso calor, nos encontramos en la época idónea para analizar, estudiar y planificar lo que será nuestro armario el año que viene. 

Seguro que a lo largo de todo este año hemos echado de menos un traje o unos zapatos que con seguridad nos hubieran hecho mucho juego de haber contado con ellos. Igual que se planifica algo tan sencillo como la compra de la semana también se debería hacer lo propio con nuestro armario. 

La experiencia del pasado invierno junto con un rápido vistazo a nuestro armario nos ayudará a descubrir las carencias de éste. Una vez desaparecido el gran Beau Brummell no creemos que exista ningún armario tan completo como para no necesitar cada año al menos una nueva prenda. 

Para planificar lo que será nuestro armario en el 2011 al primero de losrincones al que deberemos acudir será al destinado a guardar los zapatos. Como hemos dicho en infinidad de ocasiones, los zapatos son la parte fundamental de cualquier atuendo. Si acabamos de sumergirnos en el mundo del buen vestir y todavía no contamos un buen par de zapatos Oxford negros y lisos, éstos deberán ser nuestra primera opción de compra. 

Si por el contrario, llevamos ya unos cuantos años invirtiendo en zapatos y nuestro ropero cuenta con varios zapatos negros y de cordones, estaremos en disposición de hacernos con algún modelo menos convencional como un semi-brogue o incluso con algún zapato de doble hebilla. Solo después, será el momento de poder presumir de contar con algún modelo de color cercano al coñac o al marrón oscuro. 

Una vez tengamos claro qué zapato ocupará el primer puesto de nuestra lista de futuras compras deberemos analizar los trajes que guarda nuestro armario. Nuevamente, bien sea porque acabamos de acceder al mercado laboral o sencillamente porque nunca hasta ahora hayamos tenido que vestir de traje, deberemos cerciorarnos de que contamos al menos con un traje azul marino liso y otro gris marengo liso. 

Una vez nuestro armario albergue estos dos clásicos deberemos asegurarnos de que se complemente con trajes de similares colores pero en su versión diplomática. Los trajes diplomáticos aportan una elegante variedad a nuestro armario y además resultan francamente fáciles de combinar. 

Seguramente, si pudiéramos abrir los roperos de los hombres más pudientes de nuestro país nos sorprendería observar como incluso esos privilegiados armarios solo albergan trajes en tonalidades grises y azules. Por ello, si nuestro armario ya posee varios trajes de color azul y gris es ahora el momento de completarlo con otros colores como un diplomático marrón o con nuevos diseños como el Príncipe de Gales. 

A pesar de la gran timidez de los caballeros y la uniformidad en el vestir de la gran mayoría de los caballeros españoles, para contar con un armario mínimamente elegante y variado se deberá contar además de con trajes de hilera sencilla también con trajes cruzados. Los trajes cruzados, a pesar de que se resisten a verse en nuestras calles, son inmensamente más elegantes que los de hilera sencilla. 

Una de las prendas a las que menos atención prestamos los caballeros es a las chaquetas de sport. La mayoría de las veces que pensamos en hacernos con una de ellas terminamos invirtiendo en un nuevo traje al ser el precio de una y otra prenda muy parecido. 

Sin embargo, y a pesar de lo que sería nuestro deseo, el uso del traje cada día será más testimonial y no dentro de mucho tiempo las chaquetas de sport sustituirán a éstos y cobrarán el gran protagonismo de la futura vestimenta “formal”. 

Si tenemos en cuenta que de los siete días que tiene la semana cada día resulta más difícil vestir de traje más allá de cuatro, parece más que lógico que casi la mitad de nuestras chaquetas fueran de sport. Con un variado número de estas chaquetas podremos lucir un look elegante además de en los Casual Fridays también durante los fines de semana. Indudablemente, el poseer un nutrido número de chaquetas de sport nos obligará a hacer lo propio con el número de pantalones. 

Aunque las camisas podemos irlas comprando conforme nos veamos necesitados de algún nuevo diseño o color, siempre es recomendable hacerlo de forma meditada y no por impulsos. Así, por ejemplo, si sabemos a estas alturas qué trajes y corbatas adquiriremos a lo largo del del año también podremos saber qué camisas son aquellas que mejor combinarían con ellos. De no tenerlas, es nuevamente ahora el momento de planificar su compra. 

Con el resto de las prendas de nuestro conjunto básico con seguridad nos podremos ir haciendo conforme transcurra el año y veamos en algún escaparate ese complemento que podría aportar un toque de distinción a nuestro día a día. 

Si después de completar nuestro armario con nuevos zapatos, trajes y camisas todavía nos queda algo del presupuesto o tenemos pendiente algún regalo especial por alguna fecha importante, no deberemos dejar de hacernos con un buen abrigo

El abrigo es de las pocas prendas que admite sin protestar ese cambio en la fisionomía de los caballeros que el inexorable paso del tiempo lleva consigo. A pesar de las atractivas cazadoras que cada año lanzan al mercado las principales marcas de moda inglesas e italianas, ninguna de estas, por estilosa que sea, podrá nunca competir con la majestuosidad de, por ejemplo, un abrigo inglés cruzado. Un abrigo de corte clásico y de calidad podrá acompañarnos, con seguridad, durante toda nuestra vida. 

Si ya tenemos definido lo que queremos que sea nuestro armario en el 2011 es ahora el momento perfecto de pasar a la acción. Si es nuestra intención realizar estas nuevas adquisiciones con la ayuda de nuestros sastres y camiseros, debemos tener en cuenta que tendremos que darnos un margen de unos tres meses para que todas ellas puedan lucir orgullosas en nuestros armarios. 

Jeeves
elmayordomo@extraconfidencial.com