Menú Portada
Atando cabos

El “apestoso” debate de la inmigración en campaña

Mayo 15, 2011

Para el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero “al PP sólo le falta decir que los inmigrantes apestan”. He aquí un ejemplo más de lar repugnante demagogia con la que se trata el asunto de la inmigración en nuestro país durante las campañas electorales. Y también fuera de campañas. No es nuevo. Todos los partidos lo utilizan de alguna o de otra manera. Pero esta frase, que oculta acusaciones de racismo y xenofobia, es el discurso fácil de alguien que quizá está buscando a la desesperada el voto de los inmigrantes en estas elecciones municipales y autonómicas. Sobre todo cuando se interpreta la respuesta a una supuesta acusación. La frase de José Luis Rodríguez Zapatero responde a una advertencia del candidato popular al Ayuntamiento de Barcelona, Alberto Fernández Díaz, quién este pasado viernes leyó parte del informe de salud del Ayuntamiento de Barcelona que dice literalmente que “enfermedades que estaban erradicadas y no estaban presentes en Barcelona desde hace mucho tiempo han vuelto a aparecer traídas por personas inmigrantes”. No es una frase del candidato popular. Es una frase del informe de salud del Ayuntamiento de Barcelona que dirige el PSC.

Luchaban por ver quien había sido más duro contra la inmigración

En cualquier caso este es un ejemplo más. Y el PP tampoco está exento de utilizar la inmigración políticamente. En la pasada campaña electoral para las elecciones generales tanto Mariano Rajoy como José Luís Rodríguez Zapatero se lanzaban cifras a la cabeza para ver quien era el que menos inmigrantes había regularizado. Que si cinco regularizaciones durante los gobiernos del PP. Que si tres regularizaciones masivas y ocultas durante los gobierno de Zapatero. En uno de los debates electorales de TV, Zapatero llegó a acusar a Rajoy de regularizar a inmigrantes con facturas de rueda de bicicleta. Luchaban por ver quién había sido más duro contra la inmigración. Nueva contradicción. Nueva demagogia. El Presidente del Gobierno presumía de ser riguroso contra la inmigración y ahora advierte al PP del “apestoso” siguiente paso. Por no hablar de la política de inmigración del Partido Socialista precisamente en Cataluña. O de las aseveraciones de Celestino Corbacho cuando era Ministro de Trabajo y dijo que ante las cifras del paro era urgente limitar los contratos de trabajo para inmigrantes.  

Se equivocan. El fenómeno de inmigración no es algo coyuntural. Es una realidad. No está adjudicado a un determinado color político. En Francia las capas sociales potencialmente de izquierdas votaban y votan a la ultra-derecha. En otros países europeos ocurre a la inversa. Politizar la inmigración es arrojar piedras contra devenir irremediable de un país. Es un fenómeno delicado pero como tal hay que estudiarlo, analizarlo. Nunca despreciarlo. Ahora muchos de los inmigrantes que vinieron se van. Ahora muchos jóvenes españoles también se marcha buscando porvenir económico. Cabe preguntarse si es mejor recibir inmigrantes creciendo económicamente y sin apenas tasa de paro. O convertirnos poco a poco y de nuevo en un país de emigrantes porque tenemos 5 millones de parados y apenas crecemos al 1%. En cualquier caso, mucho me temo que el “apestoso” debate de la inmigración seguirá.     


Juan de Dios Colmenero, Redactor Jefe de Nacional de Onda Cero