Menú Portada
¡Qué fuerte!

El ángel caído de Victoria’s Secret

Abril 8, 2016
erin

Es indiscutible que la lencería de Victoria’s Secret es preciosa y si la vemos en los cuerpos de sus “ángeles” es, sencillamente, espectacular. La puesta en escena que cada año hace esta marca en sus desfiles para presentar su moda íntima es especial y, en vez de fijarnos en los sujetadores, es el puro espectáculo y las chicas guapas lo que más llama la atención. Las modelos, bien llamadas “ángeles”, con sus espectaculares alas, más la música y todo lo que envuelve ese gran show, es todo un referente dentro del mundo de la moda íntima femenina. Pero acabamos de saber que, una vez más, no es tan maravilloso como aparenta la marca y sus ángeles. Detrás de tanto glamour planean las sombras de las dietas, la delgadez extrema y las presiones.

Chicas hermosas que salen a la pasarela con sonrisas de oreja a oreja pero con su particular cruz por dentro. Evidentemente, no todas, porque no a todo el mundo le cuesta lo mismo estar extremadamente delgado. Pero muchas lo callan por no trabar sus sueños de modelo y acatan órdenes y exigencias, puede que despiadadas, sin rechistar. Otras lo cuentan después del calvario, como Erin Heatherton, que ha desvelado ahora que abandonó la firma después de desfilar cinco años para ellos por las presiones para que adelgazara más. Parece ser que antes del famoso desfile, las elegidas se someten a un duro plan de entrenamiento para poder sobrevolar con sus alas la pasarela de los encajes, blondas y rasos.

Un sueño inalcanzable

No todas lo aguantan, y si lo hacen, es por lo que supone llegar hasta ese sueño inalcanzable de ser un “Ángel de Victoria’s Secret“. Paradójicamente ese sueño se convierte en pesadilla para algunas. Habrá quien diga ahora que no es para tanto, que la firma no exige ni presiona, aunque pueden decirlo para asegurarse unas alas un año más. Incluso puede que para algunas no sea tan duro. Lo que sí es cierto es que, una vez más, se cargan todo el esfuerzo y el trabajo de la sociedad por demostrar que la delgadez extrema no es sana. Esos cuerpos huesudos no son los cuerpos reales de las mujeres de verdad y obligar a estar delgada no lleva más que a la inseguridad y a la infelicidad de la persona, tal y como la ex de Leonardo Dicaprio ha hecho saber. Resulta curioso descubrir cómo estos cuerpos y caras son enviados por millones de personas mientras ellas sufren y se sienten inseguras. No hay nada como aceptarse a uno mismo, quererse y cuidarse, sí, pero con control.

Ayer veía en Twitter la publicación de “El País Semanal” con tres mujeres en su portada de diferentes edades, las tres lánguidas, con brazos que se podrían abarcar con una mano y cinturas de niña. También el miércoles Reino Unido prohibió una anuncio de Gucci por la delgadez enfermiza de la modelo. El mundo de la moda se empeña en vendernos la imagen anoréxica como icono de belleza. Parece que todavía no se han dado cuenta de que lo que más cuesta encontrar en una tienda es una talla 42 y no una 36. Quizás porque se venda más la grande que la pequeña, digo yo.

Rosana Güiza

rosana@rosanaguiza.com