Menú Portada
No me moverán

¿EEUU tira de la economía?

Diciembre 9, 2013

Los datos de desempleo en EEUU en este mes han sido los mejores en los cinco años de la crisis. Así que la economía americana funciona a toda máquina. Eso es bueno para el resto del mundo. Con los países emergentes en desaceleración alguien tiene que tomar el relevo para que la economía mundial siga creciendo. Sin embargo, dos nubarrones se presentan en el horizonte norteamericano, y ninguno de los dos dependen de empresas o empleados, sino de organismos con decisiones de políticas.

El primero es más técnico: la decisión de la Reserva Federal de mantener, o no, los estímulos a la economía; seguir comprando bonos y regarla de liquidez con tipos de interés bajísimos; en realidad negativos (0,25%, que al ser menos que la inflación animan a empresas y particulares a endeudarse).

El segundo es claramente político: la autorización del Congreso y el Senado al Presidente para elevar el techo de deuda. En esta decisión se enfrentan la ortodoxia del Partido Republicano, contrario a elevar ese techo, con la forma de administrar de Obama, que quiere aumentar los gastos del Estado. Detrás de este forcejeo está el plan de la Presidencia de ampliar la cobertura sanitaria a toda la población. Un plan que cuenta con la contra del gran Lobby de las aseguradoras. El techo de deuda se amplió provisionalmente hasta el mes de febrero/marzo, mes en el que se volverán a enfrentar las dos posturas.

No es sólo la economía, también la política de USA y de España influirán en nuestro crecimiento

Así que la economía mundial depende de dos decisiones claramente políticas de rango interno en USA. Por eso un amigo mío dice que nos debían dejar votar a todos los ciudadanos del mundo en sus elecciones. No en vano USA es el centro del Imperio, del que depende el resto del mundo.

Pero, bromas a parte, en los pronósticos que vengo haciendo sobre la recuperación española, es necesario incluir este factor: La economía y la política de Estados Unidos y su presidente Obama.

El 1,5% de crecimiento del PIB para 2014 en España, que pronostican los más optimistas, depende de factores exógenos como la política norteamericana. Sin olvidar las decisiones internas, como la Reforma de la Fiscalidad. Si ambas condiciones fueran favorables y se dieran a la vez, España saldría con fuerza de la crisis.

En caso contrario creceremos pero a ritmo lento, como pronostica el Gobierno, por debajo del 1%. Queda pues: esperar las decisiones de los políticos a este lado y al otro del Atlántico.

J. R. Pin Arboledas, Profesor del IESE, Director del Executive MBA, Madrid